El Gobierno aleja la amenaza del paro nacional de la CGT

Triaca, ministro de Trabajo, anunció un bono de $1.000 para jubilados con la mínima. El oficialismo se reunirá en la semana con empresarios para analizar la entrega de un bono de fin de año.

INTERLOCUTOR. Triaca (derecha) se reunió ayer con dirigentes de la CGT. dyn INTERLOCUTOR. Triaca (derecha) se reunió ayer con dirigentes de la CGT. dyn
12 Octubre 2016
El Gobierno logró desactivar, al menos hasta el miércoles, el paro de la CGT. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, anunció que se otorgará un bono de $ 1.000 a los jubilados que cobran el haber mínimo -que se extenderá a quienes cobran la Asignación Universal por Hijo-, y se eximirá hasta $ 15.000 el pago del impuesto a las Ganancias sobre el medio aguinaldo para los salarios hasta $ 55.000 brutos. “Avanzamos en la contención de los sectores más vulnerables”, señaló exultante Triaca.

El anuncio fue formulado por el titular de la cartera de Trabajo en la Casa Rosada, acompañado por el coordinador del gabinete económico, Mario Quintana, tras el encuentro que mantuvieron con los dirigentes de la CGT. Si bien el convite fue en la sede del Sindicato de Sanidad, la conferencia de prensa de los funcionarios macristas se llevó a cabo en Casa de Gobierno.

El sindicalista Héctor Daer, uno de los integrantes del triunvirato de la CGT, adelantó que luego de la reunión con el se acordó convocar en siete días al sector empresario para abordar la instrumentación de un bono de fin de año para los trabajadores privados, en virtud de que el sector público “ya está avanzando”.

“Hemos logrado que el miércoles se convoque a sectores empresariales a los efectos de abordar una discusión que tiene que ver con una suma de dinero para el sector privado, debido a que el sector público ya está avanzando”, sostuvo Daer al término del encuentro.

Juan Carlos Schmid, otro de los triunviros de la CGT, sostuvo que “la semana que viene es clave” en las negociaciones con el Gobierno, al apuntar que en esa instancia se verá cuál es la resolución de la central, aunque el sindicalismo nunca descartó un paro, explicó.

Por su parte, Quintana aclaró que la exención del impuesto a las ganancias de $ 15.000 implica que si un trabajador percibe esa suma o menos no va a pagar el impuesto. En tanto si percibe más de $ 15.000 pagará un porcentaje hasta el salario bruto de $ 55.000.

En este sentido, el ministro de Trabajo indicó que la CGT “no debería parar” tras estos anuncios, mientras que Quintana señaló que “es para celebrar que seguimos apostando al diálogo. Si bien reconocemos el derecho de los trabajadores para expresar su descontento”.

A su vez, Quintana informó que el miércoles próximo se tratará el bono reclamado por la CGT en una primera reunión de representantes sindicales, empresariales y del gobierno, ámbito que tendrá continuidad, según dijo, como “espacio de encuentro y construcción de consensos”.

“El miércoles de la semana próxima se incluirá e el triunvirato la compensación reclamada por la CGT para antes de fin de año; esa va a ser la agenda de esta primera reunión”, expresó Quintana.

El funcionario recordó que cuando el presidente Mauricio Macri propuso avanzar hacia la meta de “pobreza cero” sostuvo que requería “creación de empleo, empleo de calidad” y que esa tarea “excede mucho la acción de gobierno y debe ser de la sociedad toda”.

En cuanto al ámbito de diálogo entre representantes gubernamentales, sindicales y empresariales, aunque en su primera reunión tratará la compensación o bono reclamado por la CGT, “nuestra intención es que continúe como un proceso duradero, un espacio de encuentro y construcción de consensos”.

Pese a los anuncios, un sector de la CGT se mantiene reacio a los anuncios del macrismo. El sindicalista Pablo Micheli, titular de la CGT Autónoma, advirtió que un bono que no supere los $ 1.000 no debería desactivar un paro nacional.

El sindicalista advirtió que “hay que resolver sin vueltas una medida a nivel nacional” mientras que cuestionó el “diálogo sesgado” de parte del Ejecutivo “que no le da compromiso porque todo es a consultar”.

“Para evitar inconvenientes que una provincia o una pyme no puede pagar deberían reabrirse las paritarias”, reclamó una vez finalizada la reunión con el Gobierno. (Télam)

Comentarios