Por las redes sociales convocan a la marcha "Ni una menos", para reclamar un freno a los femicidios

El crimen de Chiara Páez, de 14 años, impulsó a reunirse frente al Congreso de la Nación, el 3 de junio. En Tucumán, la movilización partirá desde Plaza Yrigoyen.

12 May 2015
1

LA GOTA QUE DESBORDÓ EL VASO. El cuerpo de Chiara Páez, de 14 años y embarazada, fue hallado en un pozo.

La historia de Chiara Páez, 14 años, embarazada, asesinada y enterrada en el patio de la casa de su novio, fue la gota que desbordó el vaso. Hace 10 días, otra mujer, Gabriela Parra, fue apuñalada hasta la muerte por un hombre que estaba obsesionado con ella. Antes fueron Melina Romero, Lola Chomnalez, Angeles Rawson.

En Tucumán, y sólo en lo que va de 2015, pasaron a engrosar la lista sangrienta Cinthia Johana Moyano Trejo, encontrada muerta a la vera de la ruta 157, jurisdicción de Río Colorado, casi desnuda, envuelta en una frazada; Marta “Coty” Díaz, de 25 años, en un terreno baldío de Yerba Buena, a metros de la avenida Solano Vera; Leydi Meneses, de 42 años, cuyo cuerpo estaba dentro de un auto, en un camino de Ranchillos.

A lo largo de 2014, 277 mujeres fueron asesinadas en Argentina, en crímenes vinculados con su condición de mujer. Una cada 30 horas. En siete años, 1.808 fueron asesinadas por violencia sexista en el país. Y las cifras sólo reflejan los casos que se reflejan en los diarios. No cuenta los que no se denuncian.

Esta semana, la maquinaria de las redes sociales se puso en marcha y la indignación se concretó en una llamado a salir a las calles, para reclamar que se ponga un freno a los femicidos. La convocatoria es el 3 de junio, bajo la consigna "Ni una menos" y "Basta de femicidios". En Buenos Aires, se reunirán frente al Congreso de la Nación, a las 17.

En Tucumán, la convocatoria partirá desde la Plaza Yrigoyen hacia la Plaza Independencia, en un horario a confirmar. Además, dijo Vicky Disatnik, de la "Casa del Encuentro", se reclamará por la aplicación de una Ley de Emergencia para frenar la violencia de género, que implica la apertura de refugios para mujeres golpeadas, la creación de fiscalías de familia especialmente preparadas para tratar estos casos, la capacitación a quienes deben recibir las denuncias (en la Policía, en la Justicia y en los centros de salud), y la asignación de presupuesto para poder concretar todos estos pedidos.

La iniciativa busca concientización y el pedido desesperado de un freno a estas muertes y a todo tipo de violencia de género.
Comentarios