Un preso murió tras ser apuñalado en la cárcel y acusan a "Pelao" Acevedo

La víctima estaba detenido por un robo agravado y falleció en el hospital Avellaneda

21 Mar 2015
1

Se encontraron en el baño del pabellón. Aún no se sabe si alguno estaba esperando al otro para atacarlo, o si fue una casualidad que estuvieran a la misma hora y en el mismo lugar. Pero Rubén Darío Fernández se llevó la peor parte en la pelea. Recibió una puñalada en el pecho, y murió más tarde en el hospital Avellaneda. El acusado de asestarle la herida mortal es Sebastián Darío Marcelo “Pelao” Acevedo.

La pelea ocurrió ayer al mediodía en el baño del pabellón de condenados del penal de Villa Urquiza, según informaron fuentes policiales. La víctima fue trasladada al hospital Avellaneda, donde ingresó a las 12.15. A las 12.45 falleció, según consta en el parte realizado por el médico Sebastián Benegas.

La víctima tenía 29 años y estaba preso por robo agravado, a disposición de la sala II de la Cámara Penal que integra el juez Eduardo Romero Lascano. Fuentes judiciales comentaron que ningún testigo aportó datos de la posible enemistad entre Acevedo y Fernández, como tampoco se conocen detalles de la pelea.

La fiscala de Instrucción de la VI° Nominación, Adriana Reinoso Cuello, dispuso que la división Homicidios de la Policía sea la encargada de investigar el caso.

Condenado

La familia Acevedo es conocida por su vinculación con “La Inimitable”, una agrupación de la hinchada del club Atlético Tucumán. “Pelao” había sido condenado el año pasado junto a su hermano Walter Oscar “Chichilo” Acevedo, por el intento de homicidio de dos hermanos del barrio “El Sifón”, a quienes habían emboscado y disparado por una supuesta disputa.

Los camaristas Carlos Caramuti, Dante Ibáñez y Emilio Páez de la Torre condenaron a “Chichilo” a 15 años de prisión y a “Pelao” a ocho años.

En la sentencia, los camaristas habían considerado que los hermanos Acevedo (sobre todo “Chichilo”), habían demostrado un total desprecio por la vida humana en “su afán de mantener su fama de hombre duro”.

La condena fue la primera que recibió un miembro de la familia Acevedo, a pesar de que varios de ellos estuvieron detenidos.

Uno de los casos más resonantes es el de Jorge Javier “Jazo” Acevedo, quien es uno de los seis prófugos más buscados por la Justicia luego de que le disparara a un adolescente en el barrio. “Jazo” había sido absuelto hace dos años de un robo agravado, pero aún enfrenta una causa por haber sido el presunto autor del disparo contra un guardiacárcel, a quien tuvieron que amputarle una pierna.

Julio Fabián Acevedo, otro hermano que había estado detenido, había sido absuelto en abril de 2013 en una causa por venta de drogas, beneficiado porque los testigos del procedimiento dijeron que habían estado borrachos cuando se hicieron los allanamientos.


Comentarios