El eje económico de Roca fue la integración al mundo

Las fundaciones Federalismo y Libertad y Friederich Naumann homenajearon a Roca, de cuya muerte se cumplen 100 años este mes

03 Oct 2014
1

El constructor del Estado Nacional; la figura más visible de la Generación del 80, tales fueron algunas de las definiciones sobre la figura de Julio Argentino Roca que se vertieron ayer en una jornada en homenaje al estadista tucumano.

En el mes del centenario de la muerte del dos veces presidente de la República (falleció el 19 de octubre de 1914), las fundaciones Federalismo y Libertad y Friedrich Naumann homenajearon a Roca con una jornada a la que fueron convocados el analista Rosendo Fraga, el historiador y periodista Carlos Páez de la Torre (h)- que trazó una semblanza biográfica del tucumano y se detuvo especialmente en su vinculación con Tucumán, y el licenciado en Economía Gustavo Wallberg.

La Argentina moderna
Desde los organizadores de la Fundación Federalismo y Libertad, José Godoy fundamentó el homenaje. “Roca fue un presidente tucumano que construyó la Argentina moderna. En el marco del centenario de su muerte, es llamativo que nadie lo haya homenajeado; más aún en Tucumán. Nuestra provincia no ha vuelto a tener una dirigencia tan influyente y con tanto protagonismo nacional como lo fue la de entonces. Roca fue un protagonista central de una dirigencia que logró que un país que a mediados del siglo XIX estaba sumido en la miseria, el desorden, con menos habitantes que Bolivia, se convirtiera en una nación de las avanzadas de la Tierra, que atraía al 10% de la inmigración a nivel mundial”, destacó.

Referencia
Por su parte, Wallberg, que se explayó sobre la visión económica de Roca, destacó que su figura todavía es tomada como referencia, “y con justicia” cuando se habla del potencial de progreso del país.

“Sin embargo, su tránsito por el Gobierno, sobre todo en su primer período (1880-1886) no fue calmo”, afirmó el economista. “Debía encabezar la consolidación del gobierno nacional, condición para el desarrollo económico. Las tareas pendientes eran integrar el país y hacer aprovechables los recursos naturales. La magnitud del esfuerzo implicó unos primeros años de mucha inestabilidad, tanto política como económica, pero con una línea clara de lo que se pretendía en general que se tradujo en buenos resultados. Crecimiento económico, recepción de inmigrantes, salario real en suba, infraestructura, son algunas de las muestras, y a un ritmo que no fue superado todavía. Y no sólo por el sector agrícola (10% anual), como suele destacarse, sino también por la industria (8% anual), con una tasa de crecimiento mayor que la del PIB (7% anual)”, destacó el docente de Historia Económica.

En una aproximación al presente, Wallberg señaló que ni aún en tiempos de restricciones financieras y shocks internacionales , Roca perdió “su eje fundamental: un marco institucional que no alejara a los inversionistas y tuviera como herramienta esencial la integración al mundo”. En ese contexto, la crisis que vive hoy la Argentina, incluidas las mayores tasas de inflación, puede explicarse “por debilidad institucional”. “Es decir, el abandono de las pautas básicas que sostuvo Roca”.

Comentarios