“Chichilo quiso mantener su fama de hombre duro”

Los camaristas que sentenciaron a los barrabravas de Atlético Tucumán dijeron que tuvieron una actitud mafiosa Los jueces que condenaron a los hermanos Acevedo por tentativa de homicidio consideraron que mostraron un desprecio por la vida

30 Ago 2014
1

Cuando Walter Oscar “Chichilo” Acevedo disparó contra los hermanos Lucas Matías Julio y Luis Leonardo Julio, demostró un total desprecio por la vida humana en “su afán de mantener su fama de hombre duro”. Esa actitud, fue considerada mafiosa por el presidente de la sala III de la Cámara Penal, Dante Ibáñez. Valoración que fue compartida por los vocales Carlos Caramuti y Emilio Páez de la Torre. Por ello, lo condenaron a 15 años de prisión.

Los fundamentos de la sentencia dictada el 13 de agosto fueron conocidos el jueves al mediodía. “Chichilo” y su hermano Sebastián Darío Marcelo “Pelao” Acevedo fueron encontrados culpables de la tentativa de homicidio. Al primero, además, lo condenaron por el robo agravado de la moto de uno de los hermanos Julio. “Pelao” fue sentenciado a ocho años de prisión.

El hecho había ocurrido el 31 de agosto de 2012. De acuerdo con la sentencia, quedó comprobado que ese día entre las 18 y las 19, Lucas Julio se detuvo en la esquina de Lucas Córdoba y Ecuador sin apagar su moto, cuando aparecieron “Chichilo” y otro hombre que no fue identificado. Walter Acevedo extrajo un arma y realizó disparos en contra de Lucas Julio, quien se bajó de su Honda Biz y se refugió en una casa de la zona.

Los agresores se llevaron la moto y le prendieron fuego en Asunción al 1.800, cerca de las vías del ferrocarril.

Más tarde, cuando los hermanos Julio caminaban por el pasaje Edmundo de Amicis hacia calle Asunción, los hermanos Acevedo (“Chichilo” y “Pelao”) aparecieron en la oscuridad y les dispararon. Lucas y Luis Julio quedaron tirados en Ecuador y San Miguel, malheridos. “Los hermanos Julio cayeron en una emboscada casi perfecta, quedando entre el fuego cruzado de los hermanos Acevedo, quienes en todo momento obraron con la intención de matarlos”, manifestaron los jueces en la sentencia.

“El dolo de muerte, o sea la intención de matar, se desprende de la cantidad de disparos que efectuaron a las víctimas desarmadas y desprevenidas y de la emboscada tramada por ambos hermanos Acevedo en la que cayeron los hermanos Julio, y que terminó con Lucas Matías en terapia intensiva por más de 15 días y Luis Leonardo atendido por cuatro impactos, por lo que podemos concluir que la rápida y eficiente atención médica fue la causa de que ambas víctimas no perecieran desangradas por efecto de las heridas recibidas”, afirman los fundamentos del fallo.

Esta es la primera condena que sufrió un miembro de los Acevedo, reconocida familia integrante de la barrabrava de Atlético Tucumán. Jorge “Jazo” Acevedo se encuentra prófugo de la Justicia, luego de que lo acusaran de balear a un adolescente en “El Sifón”. Unos días antes había salido en libertad (estuvo detenido acusado de herir a un guardiacárcel en un asalto) luego de pagar una fianza, cuyo monto había sido recaudado con la venta de camisetas de fútbol que habían donado los jugadores “decanos”.

Temas

Tucumán
Comentarios