Ciclistas sorprendieron a Alperovich en un bar y le pidieron mayor seguridad

Los deportistas organizaron el encuentro a través de mensajes privados en las redes sociales. Se escondieron en la zona del gomero, en la entrada a la reserva de Horco Molle. Esperaron a que el gobernador se sentara en Namasté y lo encararon exigiéndole más seguridad. "Nos recibió muy bien", dijeron. Convocan a una marcha en la plaza Independencia, para las 20.

12 Sep 2013 Por Soledad Nucci

La aplicación de su celular sobre información meteorológica marcaba 40°. Gotas de transpiración le hacían cosquillas en el cuello. Su garganta estaba seca, más por el polvo que por el calor. Carlos Cordero estaba el martes, a las 15, debajo del gomero situado hacia la derecha de la avenida Perón, en la entrada a la Reserva Experimental de Horco Molle. El árbol es utilizado por los ciclistas y por los corredores como punto de referencia. Ahí, a esa hora, se habían reunido unas cincuenta personas, algunas en sus rodados y otras a pie. Cada una llevaba un cartel en el que se leía "No me roben la bici".

Guarecidos del sol bajo las frondosas ramas, los deportistas aguardaban a que el gobernador, José Alperovich, se instalara en el bar Namasté, localizado frente a la zona de La Olla. Al menos tres veces a la semana, el mandatario descansa de su travesía en bicicleta en ese parador. Llega más o menos a la misma hora, en compañía de sus guardaespaldas y de algún acompañante que, a veces, suele ser su cuñado, Carlos Rojkés. Bebe un agua saborizada y, al cabo de unos minutos, se marcha.

Pero este martes, algunos de sus gobernados le alteraron la rutina: cuando Alperovich se sentó, se le aproximaron con las pancartas. Carlos fue una de las primeras personas en solicitarle más seguridad en las sendas de Horco Molle y de San Javier. "Veníamos planeando esto desde hace unos días, a través de mensajes privados en las redes sociales. Necesitábamos 'agarrarlo' de sorpresa. Así que nos juntamos temprano. Cuando lo vimos pasar, rumbo a la Escuela de Agricultura y Sacarotecnia, nos escondimos, para no alertarlo. Esperamos a que regresara, y lo seguimos", cuenta.

Luego dice que Alperovich se puso de pie cuando los vio llegar. "Nos recibió muy bien. Al final de la charla, hizo que se quedaran la moto y el patrullero de la Policía que lo acompañaban a él haciendo rondas". Carlos tiene 34 años. Desde hace ocho, corre triatlones; para ello, se entrena en Yerba Buena. Relata que en los últimos tiempos ha presenciado episodios de inseguridad. Hace unas semanas, por ejemplo, se topó con dos mujeres en una senda cercana a las casitas dispuestas atrás de la reserva, que escapaban a los gritos de un hombre con los pantalones bajados que les había salido al encuentro.

En la movilización de ayer se hallaba también Sandra Iturre, la mujer que el sábado pasado, a la mañana, fue atacada en el parque 9 de Julio por un delincuente que la golpeó y que le tironeó la calza para quitarle el celular. "Después de eso, estuve dos días sin salir de mi casa por miedo", confiesa.

Esta odontóloga y maratonista ha organizado para hoy una marcha en la plaza Independencia, a las 20. "Queremos policías con bicicletas y otras medidas de prevención en las zonas donde se realizan rutinas deportivas", pide.

Estela Figueroa -ciclista, fundadora de la organización "No destruyan mi cerro" y organizadora de la movilización del martes- fue recibida en la Casa de Gobierno, después del inesperado encuentro en Namasté. "Alperovich nos invitó a hablar con los funcionarios competentes. Les dijimos que el ciclismo ha crecido mucho en Tucumán, y que necesitamos que nos cuiden. Les pedimos presencia policial más visible", cuenta Figueroa. Según ella, la gota que colmó el vaso fue el asalto que sufrió un ciclista el sábado último, en Lules, donde para robarle la bicicleta lo golpearon y tuvo que ser hospitalizado, de acuerdo a las versiones de sus compañeros.

Paul Hoffer, secretario de Seguridad Ciudadana, y Marcelo Ditinis, secretario de Prensa y Difusión, dialogaron los con atletas. "Escuchamos sus reclamos y acordamos trabajar en conjunto con los organizadores de las carreras, para intensificar el despliegue de efectivos en los lugares donde los corredores hacen reconocimientos de circuitos. Además, vamos a poner más agentes en las zonas de entrenamiento. Pero necesitamos que la gente haga las denuncias, porque no estábamos al tanto de esta situación", dice Ditinis.

Incluso, asegura no hay denuncia policial de lo sucedido en Lules. "Tenemos conocimiento de que a tres chicos les robaron sus bicicletas, y de que uno de ellos fue herido, pero por trascendidos", concluye.




Comentarios