FENÓMENO ASTROFÍSICO

La finca santiagueña donde cayó el meteorito sería de Alperovich

Se trata del campo La Galesa, en el departamento Jiménez, donde se hallaron restos del bólido.
Compartir
DEL ESPACIO. El bólido completo tendría alrededor de 45 centímetros de diámetro. FOTO TOMADA DE NUEVODIARIOWEB.COM.AR
La bola de fuego que iluminó el cielo tucumano
La bola de fuego que iluminó el cielo tucumano
 Un meteoro apareció en pleno show de Los Tekis en Salta
Un meteoro apareció en pleno show de Los Tekis en Salta

La finca donde se hallaron los restos del bólido que iluminó el cielo en noroeste argentino el pasado 21 de abril pertenecería al gobernador tucumano, José Alperovich, en la vecina provincia de Santiago del Estero. Así lo informó hoy el portal Nuevodiarioweb.com.ar
 
Según el sitio informativo, una “importante cantidad” de restos del bólido había sido dividido en varias partes por una trilladora, en el campo La Galesa, propiedad de la familia de Alperovich, en el departamento Jiménez. 
 
A raíz del descubrimiento, un grupo de especialistas arribó ayer al lugar del hallazgo y se retiró casi entrada la noche. Allí se realizó una investigación de campo y tomaron muestras del terreno, no sólo del sitio donde se produjo el descubrimiento, sino en zonas aledañas para realizar mediciones y comparaciones. 
 
José Sarmiento, el ingeniero agrónomo del campo, comentó que el sábado pasado un grupo de cinco peones se encontraba trabajando, a unos seis kilómetros del casco de la estancia, donde se siembra soja, poroto y maíz y se cría ganado. Pero el trabajo se interrumpió inesperadamente a causa de que una roca de gran porte, de unos 45 centímetros de diámetro, atascó la maquinaria. Los peones comprobaron que se trataba de una piedra, pero que no era común. “Era negra y parecía un hierro”, reveló uno de los trabajadores. La roca se partió en varias partes por la fuerza de la trilladora y uno de los pedazos -de 689 gramos- fue entregado a Sarmiento, quien luego la entregó al personal de la Subcomisaría de El Bobadal, al sospechar que podría tratarse de restos de un meteorito. Sarmiento trasladó con uno de los trozos a San Miguel de Tucumán. LA GACETA