Belgrano quería un templo en el Campo de las Carreras

El actual edificio fue construído por el filántropo tucumano Alfredo Guzmán.

17 Abr 2013

Como templo "Nuestra Señora de La Merced" existe desde la fundación de Tucumán, en 1565, en Ibatín. Luego, cuando la ciudad se trasladó a su actual emplazamiento también lo hizo el templo. Un dato menos conocido lo aporta el párroco Carlos Sánchez: "el general Manuel Belgrano había pedido que se levante un templo en honor a la Virgen de La Merced en el Campo de las Carreras, en gratitud por el triunfo de la Batalla de Tucumán".

La falta de fondos impidió hacer realidad el pedido de Belgrano. Sin embargo, para el padre Sánchez no hay una cuenta pendiente. "La deuda fue saldada con la generosidad de un tucumano, don Alfredo Guzmán y su esposa, Guillermina Leston de Guzmán, quienes en 1950 hicieron construir el edificio de la parroquia sobre los cimientos del anterior, que estaba muy deteriorado", señala. En un comienzo, la parroquia funcionaba en una iglesia del convento de los padres mercedarios, en su actual ubicación.

La actual iglesia se inauguró solemnemente el 24 de septiembre de 1950 con la celebración de una misa pontifical celebrada por el arzobispo de Salta, monseñor Roberto Tavella. Había sido dedicada el día anterior por el obispo diocesano, monseñor Agustín Barrère, y los altares laterales fueron "consagrados" por monseñor José Weimann, obispo de Santiago del Estero y por monseñor Juan Carlos Aramburu, auxiliar de Tucumán.

Los cronistas de la época la describen como monumental y la más bella obra. Construida sobre los cimientos de la antigua iglesia de la época de la colonia y las edificaciones posteriores, de diseño neocolonial.

La imagen que se venera en el santuario es la misma que tenían los padres mercedarios al establecerse en Tucumán. Se cree que debió haber sido traída a América a mediados del siglo XVII.

 En homenaje a los 200 años de la coronación pontífica

UN REGALO DEL PUEBLO
El año pasado, en ocasión del bicentenario de la coronación pontificia de La Merced, se hizo una gran colecta de objetos de bronce entre los fieles. Con ello se fabricó una campana de 610 kilos que fue elevada al campanario en medio del júbilo y los aplausos de los fieles.

LIBRO DE LUJO
"La Patria puede gloriarse" es una edición de lujo, de 280 páginas con grandes fotos a color, que cuenta la historia de Tucumán en relación con la Virgen de La Merced (foto de la derecha) Fue escrito por María del Carmen T. de Gómez y Honoria Z. de Nader. (Editorial basílica de La Merced, $ 200).

Comentarios