Conmoción en Santa Fe por la Virgen que llora sangre

Unas 400 personas se congregaron para rezar. El fenómeno será analizado por la Iglesia.

04 Dic 2012
2

"FENOMENO INCREIBLE". El jefe comunal de Salto Grande afirmó que los pobladores "están en estado de shock". FOTO TOMADA DE PERIODICOELEXPRESO.COM / LUCIANO AIMAR

ROSARIO.- La Iglesia Católica de Santa Fe analiza una imagen de la Virgen que desata los nudos que supuestamente llora sangre en el pequeño pueblo de Salto Grande, que ya congregó a unas 400 personas que rezan y hacen cadenas de oración.

El cura párroco de la Iglesia de Salto Grande, David Rogani, afirmó que las autoridades eclesiásticas "analizan el hecho y por el momento no niegan ni afirman que la Virgen llore sangre" y añadió: "el Obispado local intervendrá en el hecho en las próximas horas".

La imagen fue descubierta ayer cerca de las 20.30 por un enfermero que trabaja en el Servicio para la Atención Médica de la Comunidad (Samco) de Salto Grande, 60 kilómetros el norte de Rosario.

En la oficina de ese Centro de Salud "hay una imagen de una Virgen que dejó allí en agosto último Pablo Schemberger del Apostolado de la Virgen María, de Córdoba", dijo el secretario de Gobierno de Salto Grande, Lucas Montironi.

"El enfermero Daniel Ledesma, que estaba de guardia en el Samco, atendió un llamado telefónico y cuando encendió la luz de la oficina, descubrió a la Virgen llorando sangre, y vio que de sus pies y manos también salía sangre", agregó el funcionario.

Montironi destacó que de inmediato "dio aviso al director del Samco" y que minutos después, al conocerse la noticia, "en un pueblo de apenas 2.500 habitantes, hubo una conmoción". A las 22, cerca de 400 personas se habían congregado en el Centro de Salud para presenciar el hecho quienes rezaban y hacía cadenas de oración ante la imagen.

La imagen tiene una altura de 40 centímetros de altura, y la supuesta sangre que emana de sus ojos, pies y manos, está contenida entre la estatua propiamente dicha, y un envoltorio de nylon que la recubre.

"La Iglesia no dice que la Virgen llore sangre, no lo niega pero tampoco lo confirma; pero hay que tener mucha prudencia y cautela ante un hecho presuntamente extraordinario o sobrenatural como éste", dijo el cura párroco de Salto Grande, David Rogani.

En tanto el jefe comunal de Salto Grande, Juan José Galassi, calificó al hecho de "fenómeno increíble" y dijo que los vecinos de esa localidad ubicada a 60 kilómetros al norte de Rosario "están en estado de shock". "La gente no puede creer lo que está ocurriendo. Apenas dos horas después de enterarnos que la Virgen lloraba sangre, ya había unas trescientas personas en el lugar orando y rezando", expresó. (Télam)
Comentarios