Buffarini, el tachado de Atlético a la Selección

El volante cordobés quería quedarse en el "decano", no le renovaron el contrato y su vida cambió para siempre.

10 Sep 2012
1

ENTREGA. El volante aportó sus habituales corridas durante su paso por el "decano" y se había ganado el cariño de la hinchada. LA GACETA / ARCHIVO

Llegó desde Córdoba con 22 años y el pase en su poder. Sin muchas chances fue dejado de lado por Atlético y su vida cambiaría para siempre. Un breve paso por Ferro y un insospechado salto hasta San Lorenzo le abrieron las puertas de la Selección Argentina. Sí, Julio Buffarini, fue convocado por Alejandro Sabella para integrar el equipo que jugará dos amistosos frente a Brasil y en Tucumán hay muchos que se alegraron, pero también hay otros que mastican bronca.

"Buffa" había jugado cuatro temporadas en Talleres de Córdoba y se sumó al plantel "decano" que soñaba con un regreso inmediato a Primera. La llegada de Diego Barrado, Cristian Chávez y algunos nombres más ilusionaban a los hinchas.

Con ese contexto, a nadie le sorprendía que el volante por derecha arrancara como suplente de Carlos Fondacaro, de reciente paso por Tigre. Pero las buenas actuaciones en los entrenamientos no le aseguraron un puesto entre los titulares y bajo la conducción de Enrique Hrabina acumuló pocos minutos, generalmente como relevo.

La llegada de Adrián Czornomaz lo ayudó a redondear una decena de partidos como titular, pero con el fin de la temporada, desde la dirigencia decidieron apostar, una vez más, por Jorge Solari. Dicen que el "Indio" decidió no renovarle el contrato porque en Renato Cesarini "hay un montón" como él.

Sin recibir llamados desde Tucumán, aceptó una oferta para jugar en Ferro. Sí, jugar y no hacer banco. En el conjunto de Caballito ni siquiera redondeó una temporada y por algo más de U$S300.000 pasó al San Lorenzo de Ricardo Caruso Lombardi. Con sus corridas habituales y su doble tracción, el cordobés se ganó la titularidad. Ahora le llegó su primera citación. Sus detractores aseguran que está sobrevaluado. Lo cierto es que al menos conocerá el predio de Ezeiza y se llevará un jogging completo de la Selección. Y eso no es poco. LA GACETA ©

Comentarios