Tanto el gobierno sirio como los rebeldes torturan, dice la ONU

"El conflicto tomó un giro brutal", dijo el secretario general; una violenta protesta en El Cairo

06 Septiembre 2012
NUEVA YORK.- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, denunció ante la Asamblea General de Naciones Unidas que tanto las fuerzas del Gobierno sirio como los rebeldes opositores violan los Derechos Humanos, con torturas y ejecuciones de prisioneros de guerra, e incumplen el Derecho Internacional Humanitario sobre la protección de civiles. El conflicto sirio tomó "un giro particularmente brutal", declaró Ban. "Mi informe refleja la situación que había el 17 de agosto, pero hoy es mucho peor", aseguró. "Las fuerzas del Gobierno siguen bombardeando zonas densamente pobladas con armamento pesado, carros de combate y aviación", prosiguió.

"Las fuerzas de la oposición intensificaron sus operaciones militares", añadió el jefe de la ONU quien advirtió que los civiles se están llevando la peor parte y que se registraron ataques incluso contra gente que hacía cola para el pan.

Decenas de personas siguen muriendo en Alepo, en el norte de Siria, a consecuencia de los ataque de artillería de las tropas del gobierno contra barrios residenciales. "Alepo arde", dicen los rebeldes. Los barrios fueron atacados con misiles y granadas. Según las primeras estimaciones habrían muerto al menos 50 personas en el ataque de las fuerzas del Gobierno.

El Gobierno afirmó que centenares de mercenarios e insurgentes árabes abandonaron en los últimos días las zonas fronterizas entre Pakistán y Afganistán para dirigirse a Siria. La agencia siria de noticias SANA citó un artículo del corresponsal en Pakistán del diario británico "The Times", Francis Elliot, quien reveló que centenares de combatientes árabes llegaron a Siria para unirse a las filas de los grupos rebeldes armados.

Una protesta frente a la embajada de Siria en El Cairo derivó en fuertes choques entre los manifestantes y la policía, con gases lacrimógenos, disparos al aire y hasta el robo de un patrullero con el secuestro del oficial que se hallaba en su interior. En tanto, el presidente egipcio, Mohamed Mursi, hizo un llamamiento a dimitir a su homólogo sirio, Bashar al Assad. "El pueblo ha tomado una decisión y no hay espacio para la dilación o la pérdida de tiempo", señaló el egipcio. (DPA-Télam)

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios