Una "carta blanca" para emitir podría acentuar la inflación

Por Franco Eugenio Nanni, licenciado en economía, UNT.

11 Mar 2012

Un Banco Central es un "banco de bancos". Algunos de sus objetivos son los siguientes:

1) Preservar el valor del dinero.

2) Regular el sistema financiero y bancario, y su normativa.

3) Crear o esterilizar (destruir) dinero de acuerdo a las necesidades de 1 y 2.

La inflación es el nombre que damos al fenómeno de perdida de valor del dinero frente a los bienes, de modo que el objetivo primero de un Banco Central casi nunca se cumplió en Argentina. Una moneda fuerte y estable es condición necesaria (aunque no suficiente) para que un país pueda prosperar. Por eso hubo tantos "planes de estabilización", que eran intentos de corregir una vieja anomalía argentina: la tentación de imprimir billetes para financiar al Estado.

El Gobierno, como no fue capaz de controlar la inflación (le parecía una medida "antipopular"), decidió falsificar los índices dirigidos a medirla. Tres prestigiosas universidades argentinas lo verificaron, entre ellas la UNT. Los primeros damnificados por la inflación son los sectores más empobrecidos. A eso se debe que las dos grandes hiperinflaciones padecidas por la Argentina llevaron los indices de pobreza por encima de 50%.

Las medidas para "liberar " al Banco Central (al Gobierno) dándole carta blanca para imprimir billetes sólo traerá como consecuencia una tasa mayor de inflación. Se trata de un problema de "reglas versus discrecionalidad", cuanto mayor sea la libertad de un Gobierno para manejar al Banco Central (menor la independencia del Banco Central) más peligroso para los ciudadanos.

El Estado tiene tres formas para financiarse : 1) Los impuestos, 2) la colocación de deuda (prestamos obtenidos por el gobierno de "alguien"), y 3) La impresión de billetes. La tercera forma es claramente inflacionaria y es por eso que todos los países que prosperan tienen un Banco Central independiente del poder político de turno. El presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos (su Banco Central) es nombrado y removido por el Congreso.

En Argentina, el Banco Central no es independiente y por eso tenemos inflación. El ultimo obstáculo hacia la total discrecionalidad era la cláusula que vinculaba a la emisión de moneda con las reservas en moneda extranjera. Removido este obstáculo no hay más red de contención y bailamos sobre la cuerda floja de la inflación sin red y sin indices creíbles que la midan.

El otro problema de la inflación (no medida, no conocida) es que erosiona la competitividad externa de la economía si el tipo de cambio se encuentra de alguna manera "amarrado" como es el caso aquí y ahora. Un tipo de cambio que sube mucho menos que la inflación significa un permanente "atraso" cambiario (caída en el tipo real, perdida de competitividad).

El atraso cambiario provoca el aumento de las importaciones, la reducción de las exportaciones y el deterioro de la balanza comercial (tendencia a aumentar la salida de moneda fuerte) los intentos del funcionario Moreno para frenar las importaciones llamando por teléfono a los empresarios u obligándolos a exportar para poder importar son tan absurdos, tan infantiles que no merecen la menor atención. Lo extraordinario, lo difícil de comprender es que a este personaje ignorante de las leyes más elementales de la Economía se le haya entregado el control casi absoluto de tantos sectores de la economía argentina, en especial el Indec.

Comentarios