Los islamistas egipcios controlan más del 70% del Parlamento

Sólo los diputados del partido político que responde a los Hermanos Musulmanes ocupan 235 de los casi 500 escaños en la Cámara Baja.

22 Ene 2012
EL CAIRO.- El partido de los Hermanos Musulmanes conquistó el 47% de los escaños en la Cámara de Diputados, según los resultados oficiales difundidos ayer con el total de las elecciones legislativas celebradas en Egipto, desarrolladas en tres fases desde el 28 de noviembre pasado.

El Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ), expresión política de la cofradía musulmana que se reivindica como islamistas moderados, obtuvo 235 de los 498 escaños de la nueva Cámara Baja egipcia. Por el complejo sistema electoral empleado, el PLJ logró 127 diputados en la elección proporcional por lista partidaria y 108 en la elección a dos vueltas en circunscripciones uninominales, donde se votaba directamente a un candidato en particular (el que más sufragios obtenía, se alzaba con el escaño).

El partido fundamentalista salafista Al Nur se ubicó en la segunda posición con 121 escaños, lo que representa casi el 24% de los diputados. El partido liberal Wafd conquistó el 9% de los votos; y Alianza Egipcia (neoliberales), el 6,6%.

Con estas cifras, se confirma que los islamistas egipcios lograron más de las 2/3 partes de los escaños (más del 70%). Los Hermanos Musulmanes multiplicaron sus declaraciones en las últimas semanas para presentarse como una formación responsable, dispuesta a participar en el poder, y se alejaron de las posiciones extremas. Especialmente, buscaron dar seguridad en los temas económicos, en momentos en que el país atraviesa una grave crisis, y ofrecieron garantías a la comunidad cristiana copta, que representa entre 6% y 10% de la población.

El grupo fundado en 1928 y muy influyente gracias a las redes de ayuda social, estaba confinado a una semiclandestinidad en tiempos del derrocado Hosni Mubarak. La Asamblea Popular (Cámara Baja) se completa con la designación directa de 10 diputados por parte del Consejo Militar que dirige Egipto desde la caída deMubarak en febrero, presidido por el cuestionado mariscal Hussein Tantaui.

El PLJ designó a su secretario general, Saad al Katatni, para presidir el Parlamento, luego de llegar a un acuerdo con los otros partidos para que ese cargo se le atribuya a la formación con mayor número de bancas. La primera sesión tendrá lugar mañana. Una semana después, comenzará la elección de los miembros del Senado.

El futuro Parlamento tendrá que designar una comisión de expertos con la misión de redactar una nueva Constitución, que debe ser aprobada antes de la elección presidencial prevista para junio, tras la cual el Ejército se comprometió a dejar el poder. (AFP-DPA)

Comentarios