Pinturas halladas en Córdoba

Del primer decorador de la Catedral tucumana.

02 Nov 2011 Por Carlos Páez de la Torre H
1

FRESCO DE REVOL. Una de las pinturas que salieron a luz en la iglesia franciscana de Córdoba, cuando se restauraba uno de los altares. LA GACETA / ARCHIVO

Trabajos de albañilería realizados en uno de los altares de la iglesia y convento de San Francisco, en pleno centro de Córdoba, permitieron que se descubrieran pinturas ejecutadas por Félix Revol. Las mismas están firmadas por el artista, y las conocemos por fotografías remitidas gentilmente por Cecilia Revol Núñez.

El hallazgo nos interesa. Es sabido que el francés Revol (nacido en Lyon en 1821 y fallecido en Córdoba en 1867) fue el encargado de la decoración de nuestra Iglesia Catedral, cuya construcción se inició en 1848 y concluyó en 1856. El artista realizó un importante trabajo, tanto de figuras al fresco como de esculturas y otras ornamentaciones. Los memoriosos destacaban, como pinturas especialmente logradas, los Cuatro Evangelistas de las pechinas de la cúpula y la Inmaculada, en el presbiterio.

Por lo demás, Revol se radicó varios años entre nosotros: adquirió una propiedad urbana y una finca de caña, y ejerció diversas comisiones oficiales vinculadas con la agrimensura, hasta su regreso definitivo a Córdoba.

Lamentablemente, cuando fallas en la construcción obligaron (1938-41) a reedificar la cúpula de la Catedral, además de otras importantes obras internas, las pinturas de Revol desaparecieron sin dejar rastros. Inclusive, no se conoce que exista siquiera registro fotográfico de ellas.

Ahora, el hallazgo de Córdoba enriquece el patrimonio artístico con trabajos desconocidos de este pintor vinculado a Tucumán. Dado que San Francisco es monumento histórico nacional, es de esperar que los frescos aparecidos reciban la restauración que desde todo punto de vista merecen.

Comentarios