Dos perros dogo casi despedazan a un delincuente

30 Ago 2010

No tiene cola ni dice miau, pero lo tomaron por gato. Un joven de 24 años que había entrado a robar en una vivienda de Villa 9 de Julio casi fue despedazado por dos perros de raza dogo. "Los dueños de casa le salvaron la vida. Si no intervenían, quizás los canes lo mataban", dijo el comisario José Bacas. A las 6, el ladrón entró a una casa ubicada en pasaje Piossek al 100. Separó un secarropas y un calentador a gas y se preparó para llevarse el botín. De pronto, aparecieron los dos perros. Los ruidos despertaron a José Olea, quien se levantó para ver qué ocurría. El y su hijo Marcos encontraron al ladrón cuando era mordido por uno de los dogos. El otro miraba la escena casi con indiferencia. "Se salvó de que no lo atacaran los dos perros", acotó Bacas. Los vecinos habían llamado a la Policía antes del atraco, pues habían escuchado ruidos en los techos. Los agentes de la seccional 10ª lo llevaron al Centro de Salud. Tras recibir el alta, el ladrón fue llevado a un calabozo.

Comentarios