La Iglesia sancionará "con rigor" a los curas del escándalo

Una revista descubrió a sacerdotes gays y los filmó manteniendo relaciones. La respuesta del Vaticano. Video.

24 Jul 2010
1

LA IMAGEN DE LA POLEMICA. Revuelo en Italia por la "doble vida" de sacerdotes gays. FOTO TOMADA DE PANORAMA.IT

ROMA, Italia/WASHINGTON, Estados Unidos.- El Vicariato de Roma reaccionó frente a un artículo de la revista italiana "Panorama" referido a la vida nocturna de sacerdotes supuestamente homosexuales en la capital de ese país. En una nota -difundida en las últimas horas de ayer- la diócesis afirmó que los sacerdotes homosexuales por coherencia deberían revelarse, ya que "nadie los obliga a seguir siendo curas".

El reportaje detalla tres casos de religiosos que frecuentan locales nocturnos y mantienen relaciones con taxi boys y amantes ocasionales contactados en internet. La diócesis, en su sitio de internet, afirmó: "nadie les desea el mal, pero no podemos aceptar que a causa de su conducta se perjudique la honorabilidad de todos los demás miembros del clero".

"Quienes conocen la Iglesia, donde viven varios centenares de curas provenientes de todo el mundo -que estudian en sus universidades pero no forman parte del clero romano ni están empeñados en su pastoral- no se reconocen para nada en la conducta de estos que no han comprendido lo que es el sacerdocio", añade el texto.

No obstante, los altos mandos católicos también criticaron a la investigación periodística, y dijeron que su finalidad es desacreditar. Ayer, el escándalo sacudió a la Iglesia. La polémica surgió por la doble vida que, al parecer, algunos sacerdotes y seminaristas llevan en Roma: de día, visten la sotana; de noche, se desmelenan en los locales gays. Eso es, al menos, lo que se aseguró en la publicación.

El semanario (propiedad de Silvio Berlusconi a través del grupo Mondadori) dio a conocer un reportaje bajo el título "Las noches locas de los curas gays", en el que revela la supuesta vida falsa de "numerosos" religiosos. La investigación -según se consigna- fue realizada por un periodista que durante 20 días, y con la ayuda de un cómplice homosexual, se dedicó a recorrer los sitios gays con una cámara oculta.

Segun "Panorama", el reportero descubrió que, a pesar de que el catolicismo prohíbe que los gays sexualmente activos ingresen en las órdenes religiosas, la realidad sería otra. Para demostrarlo, la revista cuenta el caso de tres sacerdotes. El más llamativo es el de Paul, un cura francés de 35 años.

El hombre -siempre según el artículo- conoció al periodista y a su secuaz en un boliche alternativo. Tras unos tragos, los invitó a su casa. Allí, el párroco y el ayudante mantuvieron relaciones sexuales, oportunamente grabadas con la cámara.

El segundo religioso, Luca, un italiano de 25 años, es hallado a través de un chat homosexual en internet. Hecho el contacto, Luca mantiene una relación con el cómplice en su habitación, frente a una iglesia misionera católica. El tercero puesto en evidencia es Carlo (todos los nombres son ficticios). Este invita al cronista a un restaurante frecuentado, según él, por varios sacerdotes homosexuales. (Télam-Especial)

Comentarios