El Vaticano dio al templo de La Merced el título de Basílica

La Santa Sede tomó la decisión por los antecedentes históricos y culturales de la iglesia. El arzobispo Luis Villalba había hecho el pedido a la diócesis de Roma. El templo actual data de 1950. Hubo otros antes.

15 Ago 2009
1

RECONOCIMIENTO. La Merced será la segunda basílica de la diócesis. LA GACETA / HECTOR PERALTA

La Santa Sede concedió a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Merced, el título de Basílica Menor. Con esta disposición, desde ahora la arquidiócesis de Tucumán cuenta con dos basílicas: la de Nuestra Señora del Rosario, Convento de Santo Domingo, y la de La Merced.
El arzobispo Luis Villalba anunció la decisión del Vaticano. El mismo había sido quien había solicitado este título para el templo de 24 de Septiembre y Rivadavia. La basílica es una iglesia a la que, por sus antecedentes históricos y culturales, se le otorga este título, con el cual se expresa un especial vínculo con la Diócesis de Roma y con el Sumo Pontífice, Benedicto XVI.
Al recibir la noticia de la decisión de la Santa Sede, monseñor Villalba invitó al Nuncio de Su Santidad para presidir la celebración eucarística en donde se proclamara oficialmente la concesión del título de Basílica Menor a la Iglesia de Nuestra Señora de La Merced. El arzobispado informó que todavía no está definida la fecha en la que se realizarán estos actos.

Una larga historia

El actual templo fue inaugurado en 1950, pero la historia se remonta varios siglos en el pasado. La Orden Mercedaria estuvo presente en la fundación de San Miguel de Tucumán en 1565, y edificó su templo y su convento en Ibatín. Cuando la ciudad se trasladó a su emplazamiento actual, en 1685, le fue adjudicado a los mercedarios el solar de la actual esquina de Rivadavia y 24 de  Septiembre, donde se levantó el claustro y la iglesia.
El templo era una choza muy humilde y, por lo que se sabe, a fines del siglo XVIII empezaron a construir otro en su remplazo.

Muy humilde

El doctor Carlos Páez de la Torre (h), en su columna Apenas Ayer, cita al historiador fray José Brunet, quien escribió que el primitivo templo se situaba con su frente a la actual calle 24 de Septiembre y que tenía una sola torre o campanario. Era de una sola nave, sin crucero ni ventanas. Lo que no está claro es si en 1812, cuando Manuel Belgrano triunfó en la Batalla de Tucumán y entregó su bastón de mando a la Virgen en agradecimiento, la iglesia que se usaba era la primitiva o estaba en funciones la que se había comenzado a construir a fines del siglo XVIII. Hay quienes dicen que era la primera y que a su lado se veía la segunda sin terminar.
En 1834 se empezó a edificar otro templo que quedó abandonado en 1845. Las obras fueron retomadas en 1865 y el templo fue bendecido en 1880. Pero este templo pronto comenzó a deteriorarse. En 1914 se lo demolió en parte y en 1927 se lo derribó totalmente.
En 1947, Alfredo Guzmán y su esposa, Guillermina Leston, costearon la construcción de la iglesia actual, que fue inaugurada el 24 de setiembre de 1950.

Comentarios