Desarrollan un traductor de quechua para internet

Investigadores tucumanos trabajan para salvar dos lenguas de pueblos originarios. El objetivo es que las comunidades accedan a información.

16 Marzo 2009

Un equipo de ingenieros tucumanos trabaja en un proyecto para salvar dos lenguas en peligro de extinción: el náhuatl, hablada en el centro de México por 1,2 millón, y el quechua, que hablan casi 300.000 personas en el norte de Argentina, según un censo oficial de 2001. Su misión es ofrecer una herramienta de acceso a la información de internet a todas las comunidades del planeta cuyas lenguas nativas sean el náhuatl o el quechua.
El proyecto es llevado a cabo por el Centro de Investigación para la Promoción del Conocimiento (Cipco), que funciona en la Fundación La Buhardilla. Se denomina "Tecnología lingüística al servicio de la educación a pueblos indígenas". Los expertos en informática desarrollan un sistema de traducción de lenguas para aplicarlo en internet.
Participan más de 15 profesionales del área de informática, diseñadores gráficos y lingüistas egresados de universidades locales (foto de abajo). La coordinación está a cargo de la Fundación y de la Universidad Politécnica de Madrid, España.

Experimento
"El proyecto se basa en un experimento realizado en Canadá, que demostró que una lengua que estaba desapareciendo se propagó con la inclusión de contenidos pedagógicos en la escuela, dirigidos especialmente a los chicos que la hablaban", explicó Ariel Lombardo, ingeniero en Informática. Los niños de esa comunidad dejaban de hablar su lengua materna obligatoriamente al ingresar al sistema educativo y, en muchos casos, tenían inconvenientes en el aprendizaje, lo que los conducía a desertar. Descubrieron también que, a partir de los 10 años estos chicos podían incorporar una segunda lengua sin olvidar la materna.

Publicidad

Un trabajo de tres años
Para garantizar el libre acceso a contenidos universales, el proyecto aspira a resolver la brecha digital creada por la diversidad lingüística. "Con la implementación de una tecnología aplicada denominada UNL (Universal Networking Language o Lenguaje Universal de Red) se pueden traducir textos de cualquier lengua con una eficacia del 90 %, mucho más que un traductor común, como el que funciona en Google", describió Lombardo.
Lo que aparentemente resulta sencillo significa un trabajo de alrededor de tres años, según estimó Oscar Ruiz, director del Cipco. "Esta investigación se desarrolla en el marco de la recientemente formada Cátedra Unesco, un equipo de trabajo con sede en Madrid en el que intervienen Brasil, Ecuador, México, España y Argentina", comentó el ingeniero y máster en Inteligencia Artificial.
El UNL es un lenguaje informático artificial. Al aplicarlo, una PC puede traducir semántica y sintácticamente un texto de un lenguaje de inicio a uno de destino (por ejemplo, del español al quechua).
Para ello, los expertos desarrollan una base de datos con reglas lingüísticas y diccionarios que utiliza la PC para crear una interlingua (mediadora entre la de inicio y destino).
"Esta herramienta permitirá que cada comunidad pueda consultar internet en su lengua. Es una forma de romper las barreras lingüísticas, porque en la red casi todo está en inglés", dijo el ingeniero Carlos Alvarez.

Santiago del Estero
Para el desarrollo de esta tecnología, paralelamente realizan un trabajo de campo en el pueblo de Tonokoté, en Santiago del Estero, que concentra más de 60.000 hablantes de quechua.
"Como primer paso vamos a desarrollar una cartilla en papel con contenidos pedagógicos. Los maestros del lugar podrán dictar talleres de formación para adultos. La mayoría cursó apenas la primaria y muchos no la terminaron. Uno de los frenos es la falta de material didáctico en quechua. En el largo plazo, queremos hacer libros académicos", especificó Adriana Barrionuevo, especialista en Lingüística Aplicada. El proyecto será presentado en 2010 ante la Unesco, que puede aportar parte de los fondos para subsidiar la realización y la distribución del material entre la población de bajos recursos que no dispone ni de PC ni de internet.

Publicidad
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios