Andrés, por su nombre

Por Bebe Contepomi - Colaborador.

25 Sep 2008

Este hombre que hace más de cinco años había dicho, y aparentaba, estar retirado de los escenarios y de los estudios de grabación, no para de tocar y de grabar. Por suerte. Andrés Calamaro acaba de terminar una muy extensa gira por España que hizo en dos partes: una a principios de año y otra en estos meses de agosto y setiembre. Cada rincón de la madre patria pudo ver y escuchar esta versión de Calamaro que es la misma que estuvo meses atrás por Tucumán. Un Andrés suelto sobre el escenario, sin instrumentos que lo aten, mostrando sus dotes de frontman al mejor estilo Mick Jagger. Aunque con estilo propio.
Ahora vendrá el turno de la tan esperada gira latinoamericana. Tan ansiada por nuestros hermanos de México, Colombia, Perú, Ecuador y Paraguay, que no ven al Salmón hace ya décadas. Algunas ciudades, incluso, no lo vieron nunca en su historia: ni con Los Abuelos, ni con Los Rodríguez... Ni solo.
Antes de la maratón americana, Andrés estará tocando en el Pepsi Music el domingo 5 de octubre, en lo que será su primer festival porteño. Después de la gira americana, será el momento del descanso, aunque nos dejara música para que digiramos.
Andrés va a sacar una caja con seis CDs antes de fin de año. No, no es otro Salmón, aunque tiene ciertas similitudes. La cosa es así: los primeros tres CDs del box van a ser “grandes éxitos” que incluirán sus mejores canciones entre 1997 y 2007, o sea desde “Alta Suciedad” hasta “La Lengua Popular”. Los otros tres CDs tendrán las novedades: en el primero estarán las canciones inéditas de Calamaro. Hay muchas joyas esperando darse a conocer entre esos temas. Algunos ya se conocen entre coleccionistas y fanáticos acérrimos. EL segundo contiene “versiones”: esas canciones de otros que Andrés siempre cantó y seguirá cantando. Melodías de Fito, de Sinatra, de Dylan, de Lennon... De todos. El último CD estará dedicado a más canciones y en especial a las rarezas, algunas electrónicas que Calamaro grabó en Deep Camboya, entre otros lugares.
Este séxtuple CD se llamará simplemente “Andrés”. Porque convengamos que Calamaro ya tiene apellido hace décadas en nuestro rock. Ya es tiempo de que lo llamemos por su nombre.

Comentarios