La primacía de la política por sobre la gestión

Por Juan Pablo Lichtmajer, vicerrector de la universidad de San Pablo-T, director de la licenciatura en Ciencia Política.

30 Mar 2008
El sen­ti­do co­mún in­di­ca que es más fá­cil go­ber­nar en la pros­pe­ri­dad que en la cri­sis. No es­toy de acuer­do con el sen­ti­do co­mún. La evi­den­cia his­tó­ri­ca des­de la Ro­ma im­pe­rial has­ta ac­tua­li­dad chi­le­na o ve­ne­zo­la­na nos mues­tra que no ne­ce­sa­ria­men­te es­to es así. Un es­ce­na­rio de cri­sis exi­ge un per­fil de go­bier­no mien­tras que un pro­ce­so de cre­ci­mien­to re­quie­re de otro. Lo que hay, mas allá de cier­tas si­mi­li­tu­des, son di­fe­ren­cias cua­li­ta­ti­vas en­tre am­bas rea­li­da­des.
Sin du­das, nun­ca un es­ce­na­rio es com­ple­ta­men­te crí­ti­co o prós­pe­ro, los ma­ti­ces son per­ma­nen­tes y por eso mis­mo, por­que hay ma­ti­ces y con­flic­tos, siem­pre es ne­ce­sa­ria la po­lí­ti­ca. Me atre­vo a de­cir que es mu­cho más ne­ce­sa­ria en la pros­pe­ri­dad que en la cri­sis. Por­que un go­bier­no de cri­sis pue­de prio­ri­zar la ges­tión, mien­tras que un go­bier­no que con­du­ce el cre­ci­mien­to de­be prio­ri­zar la po­lí­ti­ca.
En una so­cie­dad aba­ti­da, aban­do­na­da y es­cép­ti­ca, la ges­tión, la ac­ti­vi­dad fe­bril, el tra­zo grue­so en las me­di­das de go­bier­no (en tan­to apun­tan a ob­je­ti­vos bá­si­cos), son gran­des vir­tu­des. A tal pun­to que han si­do los pun­ta­les de un go­bier­no. El de­sa­fío no es na­da sen­ci­llo, co­mo lo ilus­tra la po­lí­ti­ca pro­vin­cial y na­cio­nal del agi­ta­do mes de mar­zo. ¿Por qué no es fá­cil el de­sa­fío pa­ra la Pro­vin­cia? Por la sen­ci­lla ra­zón de que, pa­ra ad­mi­nis­trar el cre­ci­mien­to, de­be cam­biar el per­fil con que com­ba­tió la cri­sis.

Más planificación
Los su­ce­sos de mar­zo, ta­les co­mo las re­nun­cias de al­gu­nos fun­cio­na­rios o la mar­cha atrás con la de­sig­na­ción de otros son pro­ble­mas de ín­do­le po­lí­ti­co, no so­lu­cio­na­bles por la me­ra ges­tión. De for­ma si­mi­lar, el con­flic­to en­tre sec­to­res del cam­po con la Na­ción es es­tric­ta­men­te po­lí­ti­co y es­tá sig­na­do por la pros­pe­ri­dad; no per­te­ne­ce a la cri­sis ni al ám­bi­to ex­clu­si­vo de la ges­tión. Es­te es el nue­vo es­ce­na­rio que la rea­li­dad im­po­ne: la pri­ma­cía de la po­lí­ti­ca por so­bre la ges­tión. En otras pa­la­bras, se re­quie­re más y me­jor pla­ni­fi­ca­ción, más ar­ti­cu­la­ción con di­ver­sos ac­to­res, más trans­pa­ren­cia y ca­li­dad en el go­bier­no, más ins­ti­tu­cio­na­li­dad, mu­chí­si­ma más com­ple­ji­dad en las me­di­das de go­bier­no y, por so­bre to­do, más crea­ti­vi­dad. De he­cho fue esa la pro­pues­ta con que Cris­ti­na Fer­nán­dez ga­nó las elec­cio­nes: el hi­la­do fi­no en el ta­piz, rús­ti­co pe­ro fir­me, que el ex pre­si­den­te le de­jó co­mo le­ga­do. En me­nor me­di­da, esa fue la pro­pues­ta a ni­vel pro­vin­cial. Pe­ro in­sis­to, es la rea­li­dad mis­ma de una so­cie­dad más com­ple­ja y me­nos de­ses­pe­ra­da la que im­po­ne nue­vas obli­ga­cio­nes.
Es­to en ab­so­lu­to im­pli­ca que el Go­bier­no pro­vin­cial ha­ya ca­re­ci­do com­ple­ta­men­te de pla­ni­fi­ca­ción, pe­ro sí im­pli­ca que el nue­vo es­ce­na­rio re­quie­re una do­sis mu­cho ma­yor que la que hu­bo en el pri­mer man­da­to. Es cu­rio­so, por­que el Go­bier­no de­pen­de de su mis­ma ca­pa­ci­dad de trans­for­ma­ción pa­ra con­so­li­dar su po­si­ción y a la vez en­ca­mi­nar el cre­ci­mien­to. No ol­vi­de­mos que, eti­mo­ló­gi­ca­men­te, go­ber­nar pro­vie­ne de ku­ber­na­re, pa­la­bra del lé­xi­co náu­ti­co que in­di­ca tan­to la iden­ti­fi­ca­ción de un des­ti­no co­mo la sa­bia con­duc­ción del na­vío ha­cia ese des­ti­no. El na­vío Ar­gen­ti­na-Tu­cu­mán bus­ca un des­ti­no (un mo­de­lo de acu­mu­la­cion con in­clu­sión). Y las aguas en que na­ve­ga hoy no son las tur­bu­len­tas aguas de la cri­sis, si­no las “apa­ren­te­men­te” más cal­mas aguas del cre­ci­mien­to. Las ma­nio­bras ne­ce­sa­rias pa­ra man­te­ner el na­vío a flo­te y en la di­rec­ción co­rrec­ta son dis­tin­tas, aun­que el ca­pi­tán y los prin­ci­pa­les ma­ri­ne­ros no ha­yan cam­bia­do. Es­te es el gran de­sa­fío. No só­lo del Go­bier­no, si­no de to­dos los que na­ve­ga­mos ha­cia un des­ti­no co­mún.
Comentarios