La toxicidad afecta a los espermatozoides - LA GACETA Tucumán

La toxicidad afecta a los espermatozoides

20 Feb 2008
Un es­tu­dio de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ida­ho del que dio cuen­ta la ca­de­na de no­ti­cias BBC establece que la ex­po­si­ción a to­xi­nas am­bien­ta­les pue­de oca­sio­nar da­ños en los es­per­ma­to­zoi­des.
La in­ves­ti­ga­ción con­clu­ye que los de­fec­tos de es­per­ma­to­zoi­des que han si­do ex­pues­tos a to­xi­nas am­bien­ta­les pue­den trans­mi­tir­se de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, y que los pa­dres que fu­man y be­ben de­be­rían es­tar cons­cien­tes de que no só­lo se es­tán pro­vo­can­do po­ten­cia­les da­ños a sí mis­mos, si­no tam­bién a sus hi­jos. Prue­bas so­bre ra­tas mos­tra­ron que los da­ños ge­ne­ra­dos por la ex­po­si­ción a sus­tan­cias quí­mi­cas uti­li­za­das en jar­di­ne­ría se ma­ni­fes­ta­ban has­ta en cua­tro ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res, in­di­ca el ar­tí­cu­lo que pu­bli­có ayer la BBC.
La in­ves­ti­ga­ción con­clu­ye que la sa­lud de un pa­dre de­sem­pe­ña un rol más im­por­tan­te de lo que se te­nía pen­sa­do en la sa­lud de las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. El equi­po de Ida­ho hi­zo prue­bas con una sus­tan­cia quí­mi­ca fun­gi­ci­da, la vin­clo­zo­li­na, que pro­vo­ca al­te­ra­cio­nes en las hor­mo­nas de las ra­tas. Las ra­tas ex­pues­tas al fun­gi­ci­da mos­tra­ron da­ños y cre­ci­mien­to ex­ce­si­vo de la prós­ta­ta, in­fer­ti­li­dad y pro­ble­mas re­na­les.
Coin­ci­den­te con los cien­tí­fi­cos de Ida­ho, una es­pe­cia­lis­ta en re­pro­duc­ción mas­cu­li­na y fe­me­ni­na de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, Cynt­hia Da­niels, di­jo que los hom­bres que con­su­men mu­cho al­co­hol tie­nen un ín­di­ce más al­to de de­fec­tos en  los es­per­ma­to­zoi­des, y que la ni­co­ti­na lle­ga has­ta el flui­do se­mi­nal y la san­gre.
En la mis­ma lí­nea, el pro­fe­sor Neil Mc­Clu­re, ex­per­to en fer­ti­li­dad de la Uni­ver­si­dad de Queens en Bel­fast, afir­mó que  si bien el ADN de los es­per­ma­to­zoi­des es­ta­ba más her­mé­ti­ca­men­te com­pac­to que en otras cé­lu­las, una vez da­ña­do no tie­ne nin­gún me­ca­nis­mo de re­pa­ra­ción.
"Fu­mar co­mo una chi­me­nea o be­ber gran­des can­ti­da­des de al­co­hol pro­vo­ca­rá da­ños en los es­per­ma­to­zoi­des y pro­ba­ble­men­te en el ADN de los es­per­ma­to­zoi­des", afir­ma el cien­tí­fi­co. (Es­pe­cial)

Comentarios