La tormenta arrasó casas en el este tucumano

Las zonas más afectadas por el desborde de canales son Finca Mayo, Finca San Luis y Los Ralos. Rutas cortadas. Destrozos en viviendas. Más de 100 familias fueron evacuadas. Acusan a la comuna de no limpiar desagües y acequias.

18 Nov 2005
1

ZONA DE DESASTRE. Las calles de Los Ralos se convirtieron en ríos torrentosos, mientras que en Finca San Luis y en Finca Mayo, muchos pobladores quedaron aislados porque el agua bloqueó la entrada de las casas. LA GACETA / JORGE OLMOS SGROSSO

Más de 100 familias evacuadas, localidades enteras inundadas, canales desbordados, rutas anegadas e intransitables y destrozos en viviendas causó la tormenta de ayer a la madrugada en el este de la provincia. No hubo heridos, pero sí daños en las viviendas. El agua, esta vez, arrasó con furia el interior de las casas y los vecinos tuvieron que auxiliarse entre sí para salvar heladeras y cocinas.
A la altura de Finca Mayo, los márgenes de la ruta 321 se convirtieron en caudalosos ríos que amenazaban con llegar hasta las copas de los árboles. Unas 50 familias quedaron prisioneras de las aguas sin poder salir de sus casas. "Necesitamos alimentos. No vino nadie a asistirnos; hay muchos niños y no podemos salir de aquí", gritaba Estela Acosta. Como ella, otros vecinos, desesperados, pedían auxilio, alimentos, ropa seca y colchones. José Luis Romero, nacido y criado en Finca Mayo, dijo que como a las 8.30 de ayer sintieron un gran ruido, mientras bloqueaban la entrada de sus casas con bolsas de arena.
"Venía del canal mayor, desde atrás de nuestras casas. Evidentemente, abrieron las compuertas, porque ya no contenía más el agua, y en minutos nos dejó aislados. Todos los años pasamos por esta angustia", dijo.
Cerca del mediodía, una ambulancia de la comuna intentó cruzar la población, pero fue en vano. El nivel del agua había crecido tanto que a unos muchachos que intentaban hacer un desagüe en sus viviendas, el agua les llegaba a la cintura.
Paisaje desolador
En Finca San Luis, ubicada junto a la ruta 303, camino a Los Ralos, unas 20 familias fueron evacuadas y alojadas en la escuela de Los Ralos, en camiones de la delegación comunal. Una parte de los pobladores se quedó para cuidar las pertenencias.
Los autos no podían cruzar y tuvieron que pasar por Delfín Gallo y La Florida para llegar a Los Ralos. Sólo los ómnibus y algunas camionetas lograron atravesar la ruta. "Nuestras casas quedaron en ruinas", fue todo lo que pudo decir Nora Rivadeneira, entre lágrimas. "A las 6 llovió muy fuerte; el viento asustaba y cayeron piedras pequeñas. A las 11 nos sorprendió la correntada que bajaba desde La Ramada y de Finca Mayo; apenas pudimos sacar a nuestros hijos", dijo, angustiada, otra vecina.
En Los Ralos, el paisaje era desolador. El agua corría por las calles como un río torrentoso. Los vecinos más afectados son los de Villa Tercera, la zona más baja de la localidad. La familia Carrizo se quedó sin techo y perdió parte de sus pertenencias. Fue trasladada hasta la casa de un pariente, en una localidad vecina. El resto de la gente no quiso abandonar sus viviendas, relató Aldo Omar Barraza, quien denunció que la comuna no limpia las acequias ni el canal.
"Por eso, desborda cuando llueve y nos inundamos", dijo. No obstante, el comedor de la villa dio de comer a unos 100 niños ayer, "con el agua hasta las rodillas", contó Analía Navarro, que trabaja de voluntaria en el comedor, a cambio de un plato de comida para sus ocho hijos. "Nunca me dieron un plan", denunció.

PASADOS POR AGUA
CALLES ALTAS.- "Esta es la única población que tiene las calles mucho más altas que el nivel de las viviendas; habiendo un canal Oeste-Este no se hacen desagües hay un ducto de cuatro cuadras pero no tiene salida", dijo Ramón Villagra, vecino del barrio El Bosque, La Florida. En esa zona cayeron unos 100 mm.

NO HUBO CLASES.- En la Escuela Blas Parera, de Los Pérez no hubo clases; era imposible llegar hasta esa localidad, por el desborde de las aguas. El profesor de Educación Física, Mauricio Acevedo, que pertenece al equipo voluntario de Rescatistas de Tucumán, llamó desde su celular en la ruta 303 a sus colegas pidiendo ayuda para la gente inundada.

LAS AUTORIDADES NO APARECIERON.- Los pobladores de Los Ralos, La Florida, y Finca Mayo dijeron que ninguna autoridad del Gobierno fue a asistirlos. "Antes de las elecciones vinieron a abrazarnos y a besarnos; ahora no aparece ninguno; con un bolsón nos compraron el voto", se quejó indignada la vecina Olga Hilda Rojas, de Villa Tercera, Los Ralos.