Cartas de lectores: “Dale una oportunidad a la paz”

01 Diciembre 2022

Llegó a este mundo en un hogar de condición humilde, en el que su madre lo abandonó precozmente y su padre fue siempre un ausente. No obstante ello, supo imponerse a esa adversidad, y dueño de una genialidad incomparable y gran capacidad creadora conformó el grupo musical que revolucionó el siglo XX. Y con él logró traspasar todos los idiomas y todas las culturas transformándose en un verdadero fenómeno de repercusión universal. Sus creaciones perduran aún hoy con mucha fuerza, y supongo... perdurarán por siempre. Pero él, además, fue un ser con ideales acerca de la condición humana y un pacifista a ultranza. Aunque por esas contradicciones de la vida “entró y salió de este mundo en medio de llamas, humo, y acero inflamado” (HW Sullivan). Pues cuando nació, la noche del 9 de octubre de 1940, la fuerza aérea alemana dejaba caer sus bombas sobre los astilleros de Liverpool, y 40 años después, cuando pasó a la inmortalidad, lo hizo acribillado por 5 proyectiles de un revólver calibre 38 descargados por la espalda, en Nueva York, la noche del 8 de diciembre de 1980. Se llamó John Winston Lennon (John por su abuelo paterno y Winston en honor al 1er ministro inglés Churchill). Junto a Paul Mc Cartney fue líder y cofundador de la banda The Beatles y es considerado uno de los artistas más influyentes del siglo pasado. A pesar de esa curiosa simetría de violencia entre nacimiento y muerte, y de constituir un ser polémico, revolucionario y hasta contracultural, se erigió en vida, y más aún después de fallecido, en un verdadero ícono de la paz mundial. Ese 8 de diciembre de 1980 las balas de un fanático criminal iban a terminar con su vida, pero también convertirían su imagen en un símbolo inmortal de la buena música y en un emblema de la no violencia. A instancias de la Radio Pública de Berlín, el viernes 4 de marzo del 2022 150 emisoras de 25 países europeos hicieron sonar en simultáneo la famosa canción: “Give peace a chance” (Dale una oportunidad a la paz) compuesta por Lennon en 1969 en contra de la guerra de Vietnam. Pero sonó esta vez por Ucrania y se lanzó el mensaje con el fin de demostrar, frente al ataque de Rusia, cómo el poder de los medios puede contribuir a amplificar el apoyo en favor de la paz y la concordia. Seamos conscientes de que, a pesar de que hoy la humanidad esta adormecida por un mundial de fútbol, las bombas y los misiles rusos continúan sembrando muerte y destrucción en el territorio ucraniano. En el 2008, el gran líder sudafricano Mandela dijo en Soweto: “Lo más fácil es romper y destruir. Los héroes son los que firman la paz y construyen”. Roguemos porque esto, muy pronto, así suceda, ya que como decía André Malraux: “Una vida nada vale, pero nada hay que valga una vida”.

Juan Marcotullio 

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios