Arañas evolucionan trabajando en grupo

La “vida social” las está beneficiando de una manera inesperada.

COOPERACIÓN. Las arañas Stegodyphus dumicola crían juntas su prole.  COOPERACIÓN. Las arañas Stegodyphus dumicola crían juntas su prole.
30 Noviembre 2022

En el mundo hay más de 50.000 especies de arañas. La mayoría son solitarias y solo se juntan brevemente para aparearse. Sin embargo, hay un puñado de especies que están haciéndose sociales y esto las está volviendo más inteligentes, según un nuevo estudio publicado en la revista científica Nature.

La Anelosimus eximius, por ejemplo, son conocidas por cazar en grupo, lo que les permite inmovilizar y despachar a animales mucho más grandes y fuertes. Las de la especie Delena cancerides construyen telarañas comunes que las ayudan a defender sus proles de posibles depredadores. La Stegodyphus dumicola, una araña social africana, se caracteriza porque las hembras conviven en grandes nidos y colaboran activamente en criar de forma conjunta a su prole.

Lo que ha descubierto el nuevo estudio es que la vida social promueve el desarrollo de diferentes cambios a nivel genético, cambios que son comunes de una especie a otra así estén en continentes diferentes. Uno de los cambios más curiosos atañe a la “inteligencia” de las arañas sociales. Claro que no es inteligencia en sentido estricto porque las arañas ni siquiera tienen un cerebro central, sino que está repartido por su cuerpo. Sin embargo, la vida social está introduciendo cambios que están fortaleciendo ese sistema. El profesor de la Universidad Nacional de Australia Alexander Mikheyev, autor del estudio, explica este efecto por la necesidad de los arácnicos de aprender nuevas conductas sociales. “No solo necesitan almacenar información sobre su entorno natural. Además necesitan almacenar información del entorno social”, dijo.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios