En la plaza, los tucumanos demostraron que quieren levantar la Copa

Las calles del microcentro tucumano se llenaron de fanáticos fervorosos, por la primera victoria del conjunto “albiceleste”

LA GACETA / FOTOS DE ANTONIO FERRONI LA GACETA / FOTOS DE ANTONIO FERRONI
26 Noviembre 2022

Celebraron con todo el triunfo de la Selección. Tras el silbatazo final en Doha, las calles del microcentro tucumano se llenaron de fanáticos fervorosos, por la primera victoria del conjunto “albiceleste”, en el Mundial.

Cantos, nieve artificial, banderas y lágrimas. Así fueron los festejos en la Plaza Independencia, donde reinó la alegría y sobre todo, la emoción. “Es un sentimiento que lo llevamos en el corazón. Cuando vi que era gol, se me cerró la garganta y no lo podía creer”, dijo José Conrado Kreisel que llegó a la Plaza junto a su hijo y se mostró emocionado, con los colores “albicelestes”.

Tan grande fue la algarabía de este fanático, que se animó hasta palpitar el camino que tendrán los dirigidos por Lionel Scaloni, lo que resta del torneo.

LA GACETA / FOTOS DE ANTONIO FERRONI LA GACETA / FOTOS DE ANTONIO FERRONI

“Los tenemos a todos nominados, somos Argentina y en cualquier momento, íbamos a dar vuelta la situación. Vamos a llegar hasta la final y tenemos que triunfar, porque somos los mejores siempre. Aquí y donde vayamos, seguimos siendo argentinos”, añadió Kreisel, que no paró de flamear una bandera argentina, con la imagen de Messi.

“Quiero ganar la tercera, quiero ser campeón Mundial”. Es la canción que se escuchó a los cuatro vientos entre los tucumanos presentes. A un costado de esos festejos, estaba Juan Pablo Ávila envuelto en una bandera y acompañado de su perro Otto.

“Este resultado fue un desahogo para sacamos todo lo que teníamos adentro. Ganarle a México, sabiendo que si llegábamos a empatar o perdíamos quedábamos al límite, es un montón”, explicó Ávila, mientras sostenía a su perro, que también llevaba su camiseta. “Es mi fiel amigo y me acompaña siempre. En casa, estuvimos todos prendidos al televisor, mi mujer, mis hijas y él. Lloramos y nos abrazamos todos”, aseguró el fanático de 43 años.

En otro sector de los festejos acalorados a puro cantos, había un hincha, con una máscara del astro argentino y una Copa del Mundo, en la mano derecha.

“Messi es Dios para mi, esa es la  única respuesta que te puedo dar”, afirmó Ricardo Fabián Lazarte, mientras prestaba su cotillón a otros hinchas que querían una foto diferente.

LA GACETA / FOTOS DE ANTONIO FERRONI LA GACETA / FOTOS DE ANTONIO FERRONI

“Lo describo como una esperanza porque estábamos todos cabizbajos. Confiamos en el equipo y además, hay que destacar que fue un buen planteo de Scaloni. Lamentablemente, esto es un Mundial y no hay margen de error”, anticipó Lazarte, que también hizo un balance, en cuanto a las ediciones anteriores. “La veo más difícil que la Copa pasada, pero la esperanza siempre está”, aseguró.

A pesar de que sobraron los elogios para el delantero de PSG, también hubo alusiones a Diego Armando Maradona.

“Argentina va a ganar la final, acordate. Te lo firmo donde sea”, aclaró Tadeo Rojas, que no paró ni un segundo de cantar y abrazarse.  Si bien llevaba la peluca de  “Pelusa”, decidió dedicarle unas palabras al actual capitán de la Selección.

“Lionel es el más grande y quiero que siga bien. Es lo más lindo que tenemos, tenía que demostrarlo y lo hizo. Que justamente, haya hecho el primer gol, es una alegría gigante. Son momentos únicos”, añadió Rojas. “Cuando más se lo necesitaba, apareció”.

Si bien el triunfo con México fue el epicentro de los festejos, algunos hinchas se animaron a palpitar el partido del próximo miércoles ante la Polonia de Robert Lewandowski. “Va a ser un partido difícil, pero estoy confiada de que podemos conseguir otro triunfo. Argentina demostró que está para pelear”, anticipó Valentina, de 25 años.

“El miércoles vamos a tener que repetir la cábala. Apagar el televisor en el entretiempo, terminar de ver el partido en un bar y hacerlo junto a los mismos amigos”, finalizó Lazarte, que se llevó la atención de todos los presentes, al disfrazarse de Messi con la Copa, un deseo que empezó desde la primera fecha y se acrecentó, con la victoria 2-0 para posicionarse en la fase de grupos.

Comentarios