Los “acoples” se empiezan a armar para 2023

Creados en 2006, se convirtieron en una herramienta clave para buscar el Gobierno. Charlas, nombres y millones en danza.

 la gaceta / foto de Ines Quinteros Orio (archivo) la gaceta / foto de Ines Quinteros Orio (archivo)
30 Octubre 2022

Es una apuesta millonaria. Pero no alcanza sólo con dinero. Además, requiere un despliegue de estructura y de trabajo territorial que -como todo músculo- no se desarrolla de la noche a la mañana. En definitiva, esos son los “acoples” a la Legislatura: decenas de brazos que agitan los remos de la barca sobre la cual se desplazan los candidatos a gobernador. Y los principales armados comienzan a organizar sus fuerzas de cara a las elecciones del 14 de mayo de 2023.

Los “acoples” nacieron con la Constitución provincial de 2006. Es decir que, para la fecha de la votación, estarán próximos a cumplir 17 años de existencia en Tucumán. Y si bien no sólo el PJ recurrió a ellos, se convirtieron en una herramienta clave para los sucesivos triunfos oficialistas, tanto en el alperovichismo como en el manzurismo.

A falta de seis meses para los comicios, todavía resta la confirmación de las fórmulas que buscarán ejercer la Gobernación hasta 2027.

Por eso, la dirigencia -en el peronismo y en los distintos espacios de la oposición- aún está gestando las estrategias electorales.

Algunas pautas sin embargo ya comienzan a vislumbrarse.

En pleno armado

Entre quienes comienzan a preparar su candidatura a legislador o legisladora por el oficialismo anticipan que, además de la “lista oficial”, la Casa de Gobierno buscará tener la mayor cantidad posible de “acoples” en su oferta electoral.

No se trata sólo de acumular nombres y estructuras territoriales. Así como hay rivalidades, existen afinidades entre “compañeros”. Y algunos armados, al menos en la previa, parecen complementarse mejor que otros, aunque más no sea por alguna razón coyuntural.

De todos modos, una de las premisas bajo la cual están avanzando manzuristas y jaldistas es que conviene pensar “sólo” en un legislador por “acople”; en especial, en la capital.

Hay excepciones, ya que ciertos grupos anhelan no sólo obtener alguna de las 19 bancas por esta sección electoral, sino también un eventual llamado para integrar el próximo gabinete provincial (ya que, en tal caso, se liberaría el lugar para el segundo postulante de la nómina).

Pero, en rigor, no será una empresa nada sencilla conseguir los 9.000 votos -cerca del 2,5% de los electores- que, según las estimaciones, serán necesarios para alcanzar un escaño en la próxima composición de la Legislatura. Y mucho más complejo asoma el desafío de las 20.000 adhesiones que permitirían asegurar dos despachos (cifra que, además, podría elevarse en caso de que la lista más votada determine una base demasiado alta).

Los costos de “acoplarse”

En 2019 hubo 48 listas de candidatos a legislador sólo en San Miguel de Tucumán. La mayoría fueron “acoples” del peronismo. ¿Habrá más boletas en el cuarto oscuro en 2023?

Por un lado, los armados todavía están en etapa de negociaciones, por lo que abundan los interesados en anotarse para la contienda. Los nombres en danza y las posibles combinaciones parecen inagotables, en especial, entre los justicialistas.

Pero el factor económico podría desanimar a más de uno que pretenda ser “cabeza” de lista.

Según algunos cálculos, un “acople” necesitará al menos $30 millones para salir a la cancha el día de la votación. Es que, pensando en $5.000 por fiscal de mesa y multiplicando esa suma por las 1.300 urnas de la capital, se requerirá de $6,5 millones sólo para “cuidar el voto” el 14 de mayo. La impresión de las boletas, el pegado de afiches y el costo de la propaganda son otros de los varios ítems que agregan dígitos a la cifra final.

Estos números suenan alejados de las finanzas del común de los ciudadanos, pero son bastante acotados para los gastos que representa la maquinaria electoral.

¿”Acoples” o lista única?

En la oposición, la estrategia variará según cada espacio, y estará sujeta al objetivo que resulte prioritario (además de la capacidad de recursos disponibles para desplegar una estructura).

En 2019, los aliados de Juntos por el Cambio (JxC) también compitieron con “acoples” a legislador, aunque en menor cantidad que el PJ. Todavía resta que la coalición integrada por la Unión Cívica Radical, el PJS, el PRO, CREO y la Democracia Cristiana, entre otros espacios, dirima no sólo sus principales candidatos, sino también cuántas listas ofrecerá para la Cámara provincial. Algunos consideran que lo apropiado sería un “acople” por partido; otros opinan que establecer un tope podría resultar contraproducente si la meta es “traccionar” votos a favor de la fórmula. También está la posibilidad de una lista única, en caso de que finalmente vayan a internas.

De todas formas, no se vislumbran plazos para la definición del binomio que encabezará las boletas en 2023. Tampoco cuál de las herramientas que dispuso la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio (consenso, internas o encuestas) se utilizará para poder llevar ese sello en Tucumán.

Por ello, el armado de las listas a la Legislatura (y también a los concejos municipales) no es cuestión que, por estas horas, figure entre las prioridades de la agenda de JxC. Sin embargo, es un tema que sí está en la cabeza de buena parte de sus dirigentes.

Otros opositores, en tanto, optaron en las últimas elecciones por la lista única, y todo indica que volverán a hacerlo en 2023.

En el caso de Fuerza Republicana (FR), la experiencia tuvo un efecto positivo en 2019.

En aquella oportunidad, el bussismo terminó en tercer lugar en la categoría gobernador, detrás del PJ y de JxC.

Sin embargo, como los escaños se distribuyen a través del sistema D’Hondt (permite obtener el número de cargos electos asignados a las candidaturas en proporción a los votos obtenidos por cada fuerza), FR consiguió un total de siete bancas, y se ubicó como segunda fuerza en el recinto.

Se espera que Libres del Sur también compita mediante una lista única -con Federico Masso a la cabeza-, al igual que el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), donde buscarán reeditar una coalición entre las fuerzas que participaron de las PASO nacionales de 2021.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios