03 Octubre 2022

Hace 20 años que vivo en el mismo barrio. Busco siempre precios y tengo varios negocios donde voy comprando acorde a la evolución de los mismos. Pero hay un súper chino, donde trabaja un fiambrero que se llama Pedro y quien le compro siempre, claro, siempre que puedo comprar fiambres. Pero normalmente me recomienda el jamón natural que está mejor, que no siempre es el más caro. Me da el queso de máquina que mejor está y tiene un mejor precio. Por eso confío en Pedro y solo le compra a él. La confianza es un bien difícil de calificar. Es la tranquilidad de tener las espaldas cubiertas. Pedro no me regala nada, me cobra siempre lo correcto. Yo tampoco espero regalos, pero lo bueno es que tampoco espero el puñal en la espalda. Generar confianza lleva tiempo y se puede perder en segundos. Pero sin confianza no hay paz, ni proyecto común posible. No se puede vivir en un serpentario..

Esteban Tortarolo 

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios