Europa quiere revitalizar sus vínculos con América Latina

El aumento de la influencia diplomática, comercial y militar de Rusia y de China preocupa a los líderes de la UE. Planean recuperar terreno con créditos e inversiones

ALARMA. Borrell impulsa una nueva asociación con América Latina. ALARMA. Borrell impulsa una nueva asociación con América Latina.
19 Agosto 2022

BRUSELAS, Bélgica.- Sumergida en el temor a tener que racionar energía y alimentos, y paralizada ante el fantasma de la inflación, Europa se pregunta por qué descuidó sus vínculos con América Latina y dejó el campo listo para que avancen Rusia y China. Ahora, prepara una contraofensiva para recuperar su influencia en la región.

La Unión Europea se encontró con que muchos países de América Latina se niegan a dar una condena rotunda a la invasión ordenada por Vladimir Putin a Ucrania. Y ve también que China se ha instalado e incluso ha montado bases estratégicas a cambio de importantes inversiones chinas en estas naciones.

China, por su parte, lanzó hace más de seis años una estrategia comercial global con la que pretende controlar las grandes rutas y enclaves del planeta.

La preocupación, que la Comisión Europea manifestó a los países miembros del bloque, coincide con la apreciación que hizo a mediados de julio la general Laura Richardson, jefa del Comando Sur de Estados Unidos sobre la incidencia de medios y redes sociales rusos y chinos en América Latina. Con millones de seguidores y suscriptores, están promoviendo hostilidad contra “Occidente”, dijo Richardson a la prensa.

Jutta Urpilainen, comisaria europea de Asociaciones Internacionales escribió en una columna para el diario “El País”: “en este momento de tensiones geopolíticas es necesario establecer uniones estratégicas basadas en valores compartidos”.

Un documento interno, enviado esta semana por la Comisión Europea a los departamentos de Exteriores de los países la Unión, dice que la influencia de China y Rusia en 21 de los 33 países de la región aumentó en los últimos años, mientras que Europa perdió presencia económica, militar y diplomática en la misma medida.

Ante este escenario, la Unión Europea prepara una contraofensiva comercial y diplomática que pondrá en juego más de 3.400 millones de euros en el periodo 2021-2023. El informe de la Comisión Europea plantea poner en marcha, inicialmente, créditos e inversiones por 8.000 millones de euros, para revitalizar las relaciones.

Con ello se pretende combatir el movimiento de la mayoría de los países latinoamericanos hacia la llamada “Nueva Ruta de la Seda”, según detalla el documento, del que se empiezan a conocer detalles.

El 27 de octubre habrá un primer encuentro en Buenos Aires, entre Ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea y la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y se esperan que sea una ocasión para dar nuevo impulso a la asociación.

“Tanto Europa como América Latina han sufrido grandes estragos debido a la pandemia de la covid-19 y ahora nos estamos viendo afectados por las consecuencias de la agresión de Rusia, con los precios de los alimentos y la energía en aumento, al igual que la inflación. Estos impactos negativos han de abordarse de manera conjunta, como socios que comparten valores”, dice Urpilainen.

El informe, redactado a instancias del comisario europeo Josep Borrell, también toma en consideración que cada vez más gobiernos latinoamericanos giran a posiciones de izquierda, como en Chile, Perú, Colombia y -posiblemente- Brasil. El temor de que estos países se acerquen a Rusia y a China, a través de las buenas relaciones que ya tienen con Cuba y con Venezuela, dos países sometidos a fuertes sanciones por parte de Europa y de Estados Uidos.

Comentarios