El fuego devora un depósito de petróleo en Cuba

México, Venezuela y Argentina envían ayuda para control del incendio en Matanzas

El fuego devora un depósito de petróleo en Cuba
08 Agosto 2022

LA HABANA, Cuba - Un incendio gigantesco, alimentado por petróleo, cerca de tanques de almacenamiento de crudo en Matanzas, Cuba, empezaba a ser controlado con la ayuda de especialistas de México y Venezuela y colaboración de Argentina, entre otras naciones latinoamericanas.

El fuego se desató el viernes, en un depósito a unos 130 kilómetros al este de La Habana, tras la caída de un rayo sobre uno de los tanques. El desastre en la instalación de Matanzas, principal lugar de almacenamiento de combustible de la isla, ocasionó la muerte de un bombero y dejó 17 desaparecidos en medio de las llamas. Las autoridades reportaron más de 4.500 evacuados en la zona cerca del lugar.

La jefa del Partido Comunista en Matanzas, Susely Morfa, dijo a periodistas locales que no había más llamas en ese momento, “solo emana humo blanco”, en alusión al primer tanque de combustible.

Luego de batallar durante horas frente al fuego, las autoridades cubanas confirmaron la cooperación de México y Venezuela para combatir el siniestro, entre otras naciones latinoamericanas, mientras que Estados Unidos ofreció “asesoría técnica” indefinida.

“Expresamos profunda gratitud a los gobiernos de México, Venezuela, Rusia, Nicaragua, Argentina y Chile, que con prontitud han ofrecido ayuda material solidaria ante esta compleja situación”, escribió en Twitter el presidente Miguel Díaz-Canel. “También agradecemos el ofrecimiento de asesoría técnica por parte de Estados Unidos”, añadió.

Autoridades cubanas dijeron que al menos 121 personas resultaron heridas, de las cuales 36 permanecen hospitalizadas, cinco en estado crítico. Una persona falleció y 17 bomberos están desaparecidos.

Díaz-Canel se mantuvo en la ciudad de Matanzas desde la madrugada del sábado y comenzó a coordinar la respuesta de Cuba para controlar el incendio. La televisión estatal transmitía en vivo la cobertura del desastre que se desarrollaba.

El presidente de Cuba dijo también en Twitter antes de la segunda explosión que los socorristas estaban “tratando de evitar la propagación de las llamas y cualquier derrame de combustible” en la bahía de Matanzas.

Helicópteros militares arrojaban agua de mar en tanques de almacenamiento cercanos amenazados por las llamas. El fuego parecía el sábado completamente fuera de control, amenazaba otros tanques cercanos y se expandía hacia otras provincias vecinas, con visibles columnas de humo negro. Había temor de que llegue hasta el centro de La Habana. La ayuda de las delegaciones de otros países está ayudando a controlar la tragedia.

Cuba sufre apagones diarios y escasez de combustible. Es probable que la pérdida de combustible y la capacidad de almacenamiento derivadas del incendio agrave la situación, temen los pobladores.

Jorge Piñón, director del Programa de Energía y Medio Ambiente de América Latina y el Caribe de la Universidad de Texas, en Austin, dijo que el área tenía ocho tanques grandes, cada uno con una capacidad de 300.000 barriles.

“La zona es un punto de trasbordo de combustible a varias plantas termoeléctricas, no solo a la que está cerca, por lo que esto podría ser una muy mala noticia para la red eléctrica”, señaló. (Reuters)

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios