Alertan sobre la escasez de productos por el “cepo” a las importaciones

La Cámara de comercio exterior precisó que artículos del rubro automotor y el calzado pueden ser los más perjudicados

IMPORTACIONES TRABADAS. “Los importadores van a tener que plantearle al productor extranjero que espere para poder cobrar, opina un experto.  IMPORTACIONES TRABADAS. “Los importadores van a tener que plantearle al productor extranjero que espere para poder cobrar, opina un experto.

Las declaraciones de Cristina Fernández de Kirchner en relación a un “festival de importaciones” tuvieron una rápida respuesta del Gobierno nacional. Con el objetivo de fortalecer la capacidad de aumentar las reservas, el ministro de Economía Martín Guzmán habló de la nueva medida del Banco Central de la República Argentina (BCRA) sobre las importaciones para fortalecer el mercado de deuda pública en pesos y controlar el acceso directo a las divisas.

En torno a estos anuncios, que algunos sectores calificaron como un “nuevo cepo”, importadores y economistas coinciden en que este nuevo esquema podría dificultar el acceso de determinados productos y por consiguiente incrementar los costos de los limitados elementos que ingresen a nuestro país.

Impacto en lo cotidiano

En relación a la repercusión que estás medidas pueden traer aparejadas, el economista Gustavo Wallberg explicó que a raíz de esto se ampliará el periodo de espera para que los importadores accedan a dólares en Argentina. “Indirectamente es una traba a las importaciones porque lo que se hace es plantearle al productor extranjero que espere, más tiempo que antes, para poder cobrar”, remarcó el profesional. Y agregó que para el importador argentino esto significa que use más dólares propios para pagarle al productor extranjero o bien recurrir a un crédito en dólares para tal fin. “Ambas situaciones son complejas y en definitiva esto hará disminuir el flujo de ingreso de bienes importados, sean bienes de consumo o insumos de producción”, puntualizó.

Wallberg celebró que las nuevas disposiciones no obstaculicen a las pymes, teniendo en cuenta que la nueva medida apunta al fortalecimiento y priorización de las pequeñas y medianas empresas, y por esto se les permitirá a las empresas del sector acceder a divisas del BCRA para importar hasta un 5% más que el año pasado, es decir 105%. Además, el economista se mostró esperanzado en que el Gobierno cumpla con su palabra de que estás medidas sean temporales. “El Gobierno supone que está pasando por un estrangulamiento transitorio en el flujo de dólares entonces, de alguna forma raciona la entrega de dólares esperando, después de septiembre, normalizar la actividad económica y haya dólares suficientes”, agregó.

Consultado sobre el impacto que esto puede tener en la cotización del dólar y la estabilidad económica, el profesor universitario expuso que la medida puede tener impacto sobre las reservas del país, pero no en el precio. “Cualquier efecto que haya en las reservas puede ser transitorio. Hay que ver qué pasa después de septiembre y el impacto estará en que el Banco Central venderá menos dólares a los importadores porque no significa que haya mayor flujo de ingresos”, precisó.

¿Y el comercio exterior?

Luis Honorato, presidente de la Cámara de comercio exterior de Tucumán, sostuvo que el impacto en este sector se observará a mediano plazo y a largo plazo. “Estas medidas que no están planificadas y demuestran la ausencia de un plan, tendrán una afectación notoria a mediano plazo, desde lo macro, para hacer negocio y generar confianza”, afirmó.

En torno al tema, el dirigente detalló que en un primer momento los importadores no querrán mantener comercialización con Argentina porque tanto el que importa como el que exporta necesita constancia y previsibilidad. “Hoy, ni los bancos, que son los que actúan como agentes de retención de dólares, saben cómo hacerlo. También desde lo macro hay un factor en el mundo logístico porque cuanto menos comprés, menos barcos vendrán y menos chances tenés de trasladar productos en barco. Esto puede encarecer las tarifas de transporte porque disminuirán las posibilidades del feedback logístico”, manifestó.

En diálogo con este medio, el dirigente relató que en nuestro país son pocas las industrias que se autoabastecen dependiendo de los volúmenes, las materias primas con las que se cuente, “teniendo en cuenta que no somos grandes productores de todo”. “Empezaremos a notar que los productos que llevan materias primas del exterior o ensamble. Un ejemplo claro, es lo que pasa con los neumáticos de vehículos porque hoy no se consiguen ruedas y si se las consigue se debe pagar fortunas. Lo mismo sucederá con insumos tecnológicos y en cuanto al calzado también, los amantes del fútbol, ya ven pocos modelos de botines”, exclamó. Finalmente, Honorato se mostró poco optimista sobre la posibilidad de que el sector tenga soluciones inmediatas sobre este tema por parte de las autoridades nacionales. “Tal vez el Gobierno tenga un plan para revertir esto, pero todavía no lo ha planteado de manera formal”, concluyó.

El BCRA señaló que las medidas “extienden el sistema de financiación de importaciones a las realizadas bajo licencia no automática y a la importación de servicios” en una decisión que tendrá vigencia por un trimestre. Con estas determinaciones, se busca “sostener el crecimiento económico” e impulsar la “recuperación del crédito comercial” que disminuyó en el país como “efecto” de la pandemia por coronavirus, precisó el organismo a través de un comunicado. Además, se remarcó que esto no prohibe las importaciones, sino que restringe el acceso a divisas del BCRA con el objetivo de cuidar las reservas. Para las importaciones de energía y medicamentos no habrá restricciones.

Descontento: “Señal negativa para el sector productivo”

La Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina (Fecacera) expresó su profunda preocupación ante las nuevas condiciones impuestas por el BCRA para el acceso al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) a los importadores que tengan que cumplir con sus obligaciones con el exterior. “Estas medidas constituyen una señal negativa para todo el sector productivo y sus cadenas de valor. La producción industrial en un mundo cada vez más globalizado requiere -para ser competitiva- de insumos, servicios y bienes de capital importados y cualquier restricción, demora o condicionamiento a este proceso, resiente gravemente la producción”, indicó la entidad a través de un comunicado. En esta misma línea sostuvieron: “Estas medidas afectan seriamente la competitividad y desalientan la actividad productiva y exportadora, restando previsibilidad a sectores estratégicos que agregan valor local -es decir - trabajo e ingreso de divisas tan necesarias en la coyuntura que hoy presenta nuestro país”. “En Fecacera instamos al Gobierno nacional a generar políticas tendientes a promover la producción y la exportación”, enfatizaron.

Comentarios