En dos ruedas llevan la bandera tucumana por el país

Nicole Romano, en motocross; Carolina Yapur y Virginia Soro, en enduro, decidieron competir en los torneos nacionales de las dos especialidades que se corren por caminos de tierra. El crecimiento del motociclismo deportivo femenino hizo que en los calendarios se incorpore la divisional, que suma más pilotas ante cada temporada

CON ALTURA. Si hay algo que Romano disfruta son los saltos.  CON ALTURA. Si hay algo que Romano disfruta son los saltos.

Única, pero quiere tener más compañía

A veces, tener la condición de excepcional, puede no ser tan grato. Y eso que en el caso de Nicole Romano, el motivo es positivo. “Sí, actualmente soy la única tucumana que corre el Nacional de motocross. Me genera orgullo representar a la provincia, aunque sería lindo que se sumen más chicas”, reconoció su anhelo la corredora.

“Podría haber más chicas pero falta que se animen”, analizó Romano. “Dicen que es un deporte de alto riesgo, pero estando bien físicamente y aprendiendo la técnica se lo puede hacer”, recomendó la jovencita. Y advirtió: “hay que entrenarse bastante, eso sí, pero a medida que vas avanzando y viendo los logros, te ponés muy feliz”.

CON ALTURA. Si hay algo que Romano disfruta son los saltos.  CON ALTURA. Si hay algo que Romano disfruta son los saltos.

Si en 2022, con mucha juventud y luego de tres años de competencias regionales, Nicole decidió pegar el salto nacional fue porque sintió la confianza suficiente en ese punto que ella destaca. “Le pongo mucha dedicación. Mi sueño siempre fue correr un Nacional. A pesar de ser joven, me siento capaz de competir con las mejores del país”, reconoció la estudiante de la secundaria.

En la línea de su deseo de que más mujeres se sumen a un deporte que va en crecimiento, en mayor medida en el plano nacional que provincial, Romano puede aconsejar. Su experiencia sirve para la construcción de una carrera en la ya tiene un título santiagueño en 85cc, logro que le valió la distinción “Piloto Revelación Femenina Motocross del NOA 2019” concedida por la Confederación Argentina de Motociclismo Deportivo (Camod). “El Nacional tiene su nivel y creo que todas tendrían que hacer por lo menos unas carreras en otros campeonatos para iniciarse en un Argentino”, aconsejó.

Ahí radica una dificultad para los crossistas de la provincia, ya que Tucumán no cuenta con un torneo formal. Tanto damas como caballeros dependen de la competencia en las provincias vecinas. La situación también influye en la elección del motocross como deporte, ya que la inversión económica crece por los viajes.

Con un apoyo incondicional de su familia, generadora del afecto que Nicole tiene por el motocross -sus hermanos y su papá también son pilotos- la dama puede llegar a rendir como quiere. “La temporada va mejor de lo que esperaba. Estoy muy contenta con todo lo que vengo logrando. Especialmente, porque empecé con una moto de mayor cilindrada y altura. Todavía me estoy adaptando y me queda bastante por mejorar”, estimó.

Las tierras cordobesas, cuyo campeonato elegido en esta temporada para desarrollarse, y las próximas tres fechas que quedan del Nacional, serán los escenarios en los que Nicole buscará esas mejoras. “En cada carrera me está yendo bastante bien. Estoy tercera en el Argentino y en Córdoba, que es casi el mismo nivel, voy segunda”, detalló Romano.

Los valores y el compañerismo la conquistaron

Para Carolina Yapur la vida sobre las dos ruedas de la moto de enduro no puede ser mejor. “Se vienen superando todas mis expectativas porque esta temporada recién empecé a correr”, reveló. Yapur viene de ganar la Sun’s Race. La carrera que ya lleva 25 ediciones disputadas tiene una reputación alta en cuanto a exigencia. Si bien la catamarqueña, Mercedes Gallo, y la tucumana fueron las dos mujeres que se animaron a correr en la localidad salteña de Tartagal, llegar a la meta ya pone al endurista como experto, independientemente de la cantidad de rivales. “Me pareció una carrera muy divertida, la disfruté mucho. El circuito tenía diversos terreros desde sendas hasta talcales, barro, piedras, ríos, arena y raíces”, describió.

Yapur se lleva bien con el hecho de ser una de las dos tucumanas que corre a nivel nacional. “Son sentimientos muy lindos. Desde hace unos años, las mujeres vienen destacándose en muchos deportes en los que, por lo general, predominaban los hombres. Estamos demostrando que también podemos y tenemos potencial”, estableció con orgullo. “Esto va creciendo día a día porque cada vez somos más las pilotos decididas a enfrentar los desafíos”, agregó.

TRAVESÍA. Yapur en Lara, a 3.800 metros de altura. TRAVESÍA. Yapur en Lara, a 3.800 metros de altura.

La categoría Damas en el Argentino se implementó esta temporada. Las chicas se suben a la moto en cuatro fechas en este 2022, más la última programada para noviembre, junto a los caballeros. “Es un nivel altísimo el que se experimenta en el Nacional. Estoy orgullosa de que cada vez seamos más mujeres”, afirmó Yapur. “Estuve en dos fechas. En la primera, apenas largué, pinché la cubierta delantera. Lo mismo pude terminar novena entre 13 corredoras. En la segunda, en las dos vueltas del primer especial estaba tercera, pero por unas complicaciones en el segundo especial quedé quinta”, detalló Yapur, que en el Provincial lleva un triunfo, un segundo puesto y dos terceros. “Empecé a hacer enduro porque mi familia lo practica. Pero, principalmente, lo hago porque me encantaron los valores y el compañerismo que se transmiten”, reconoció la dama que tuvo como primera máquina una Yamaha PW 50cc. “El enduro para mí es un cable a tierra”, calificó más allá de lo deportivo. “Aparte de eso llevo una vida en paralelo con mi trabajo y responsabilidades diarias. Momentáneamente, seguirá siendo mi hobby”, explicó Yapur que forma parte del Sistema Provincial de Salud y que durante la pandemia se desempeñó como encargada de farmacia de una policlínica.

Pasó de los caballos a la moto

"Hoy pienso y digo: ¡cómo no empecé antes!”, reconoció Virginia Soro. Durante 18 años la equitación fue el deporte que practicó. Cuando se quedó sin caballo, estaba la posibilidad de subirse a la moto. “Creo que es una pasión heredada de mi papá, también endurero”, contó. Después de competir arriba de los caballos en Bélgica, Francia y Holanda, Soro, hace apenas un año, compite en enduro.

FELIZ. Soro (en la moto) junto a sus familiares. FELIZ. Soro (en la moto) junto a sus familiares.

En el Provincial, es puntera; en el Argentino, está segunda. Una performance más que buena teniendo en cuenta, sobre todo en el torneo nacional, que hay damas con más años de experiencia. “Es un orgullo muy grande poder representar a Tucumán. Siempre quiero dejar bien parada a la provincia. Cada vez se están empezando a animar más chicas. El año pasado casi no existía la categoría y ahora ya es fija; va pisando más fuerte. En la última del Provincial fuimos siete por primera vez”, celebró Soro.

“Me veo siempre con las motos”, respondió con respecto a su futuro. “Me encantaría sólo andar, pero tengo mi trabajo. Un jardín maternal, el cual amo, disfruto y agradezco mucho”, detalló la endurista.

¿Es difícil unificar todo lo que en su universo significa bienestar? “Cuando hay ganas uno se da el tiempo. Es sólo cuestión de equilibrio. Disfruto mucho de mi trabajo y del deporte. Así que ya es mi manera de vivir”, aseguró.

Elegir el enduro como deporte tuvo razones basadas en sentimientos algo curiosos. El dolor y el sufrimiento se mezclan en el relato de Soro cuando recuerda su iniciación endurera en serio. “Me dolían músculos que ni sabía que existían”, recordó sobre la primera salida que hizo en septiembre de 2020. La experiencia se retrasó porque la pandemia puso pausa al estreno de la Yamaha TTR 230 que su papá le había comprado a principios de año.

Pese a esa sensación de exigencia extrema, Soro no se bajó más. “Lo sufrí, realmente, me liquidó físicamente. Era todo nuevo para mí, iba muy tensionada, me acalambré. Pero creo que lo importante es no rendirse. Cada vez fue costando menos”, reconoció la pilota.

Menos, pero cuesta todavía. Porque al competir, a diferencia de las travesías recreativas por la montaña que dieron origen al enduro competitivo, hay rivales que obligan a exigirse más. “Hay un nivel muy alto en un Nacional. Se me dificulta un poco adaptarme a los diferentes suelos que tiene cada provincia y que no estoy acostumbrada. Pero es mi primer año en un Argentino, así que todo esto lo tomo de experiencia y de aprendizaje”, explicó la endurista.

“Estoy muy contenta por cómo se me viene dando el año. Así que tengo que seguir dando todo de mí en cada carrera para poder mantener estos resultados”, reflexionó Soro.

MÁS DETALLES

Lo que se viene

Las próximas competencias de las damas serán en julio. Yapur y Soro correrían el 17 de julio la quinta fecha del Provincial de enduro. En el motocross, Romano, también el mismo día, tiene en agenda la fecha del torneo cordobés.

En compañía

El cordobés Leonel Banner es el entrenador de Romano. Ella viaja cada dos semanas a la provincia mediterránea para entrenarse. En el caso de las enduristas, tienen el mismo entrenador: Federico Quesada, referente del enduro local que, entre otras victorias, ganó dos veces la general del Transmontaña. Además, participó en dos mundiales.

Las máquinas

Nicole Romano compite con una Huqsvarna 125cc. Mientras que Soro maneja una KTM 150 EXC TPI y Yapur, una KTM 200 EXC 2T.

Comentarios