De a poco, los trapiches volvieron a moler en los ingenios del sur

Los transportistas volvieron a llevar las cargas de caña tras las reuniones en Casa de Gobierno

OTRA VEZ EN ACTIVIDAD. En medio de un gran operativo de seguridad, los ingenios volvieron a moler en Tucumán. OTRA VEZ EN ACTIVIDAD. En medio de un gran operativo de seguridad, los ingenios volvieron a moler en Tucumán. LA GACETA / FOTOS DE OSVALDO RIPOLL

La zafra azucarera comenzó ayer a normalizarse de a poco luego de los acuerdos a los que arribaron transportistas con los industriales. El movimiento de camiones se intensificó en las rutas en medio de un fuerte despliegue de policías que salieron a garantizar la libre circulación. En el sur de la provincia se levantaron las concentraciones que se habían instalado en Río Chico y en la rotonda de acceso a la 325 de Monteros.

El paro se desvaneció con el compromiso de los propietarios de la mayoría de los ingenios de reconocer a los camioneros un flete de $196 de arranque a un precio de gasoil a $170 el litro. También hubo acuerdo con los cerealeros y citrícolas. El transportista Patricio Bazán, que traslada caña de azúcar, confirmó el pacto con los empresarios que, en la mayoría de los casos, garantizará la provisión del combustible con los precios establecidos. “Hoy hemos cesado con la protesta a partir de la promesa de los industriales de pagar un flete acorde al repunte que hubo en el precio del gasoil. No queremos generar ningún inconveniente a la actividad, pero la realidad económica que padecemos no nos brinda otra salida que la medida de fuerza”, apuntó.

Durante la mañana reanudaron lentamente sus actividades los ingenios Santa Rosa, La Providencia, La Corona, La Trinidad y Marapa. Los canchones comenzaron a nutrirse de cargas a medida que avanzó la jornada. El único que permanece paralizado es el Ñuñorco, de Monteros, pero por inconvenientes en el sistema mecánico de producción. El lunes a la noche en la fábrica se desató un incendio que paralizó la producción a pocos días de haber iniciado la molienda. Se desconoce cuándo volverá a ponerse en marcha la fábrica del grupo Crovella. El problema genera preocupación entre los trabajadores que esperan una solución lo más rápido posible atendiendo sus precarios ingresos económicos.

En riesgo

Pese al acuerdo de los transportistas con los empresarios azucareros y citrícolas, la escasez de gasoil en las estaciones de servicio continúa siendo un grave problema para los vehículos que recorren largas distancias. Allí se privilegia el abastecimiento a clientes y otros que tienen cuenta corriente. De modo que el que llega de afuera o tiene que realizar viajes a otras provincias enfrenta el riesgo de quedar varado. El camionero Ángel Alfredo Nieva, trasladaba ayer una carga de papas a Las Estancias (Catamarca) y en una estación de servicio de Río Chico apenas pudo adquirir 30 litros de gasoil. “Vengo cargando de pucho en pucho desde La Invernada. Ahora tengo pensar en comprar otra cantidad más en Concepción. Ahí debo conseguir mucho más gasoil porque es el último sitio para cargar antes de comenzar a subir Las Lenguas”, comentó el hombre. “La orden es vender hasta 30 litros frente a la situación de desabastecimiento que hay”, añadió. En la mayoría de los surtidores de “La Perla del Sur” la provisión de gasoil continuó siendo limitada. En las estaciones de YPF el litro de Ultra se vende a $147,5 y el de Infinia a $195.

Comentarios