El editorial de Van Mameren: un país de liderazgos derruidos

El conductor de "Panorama Tucumano", nave insigne de LGPlay, analizó la situación política nacional y local, tanto del oficialismo como de la oposición.

08 Junio 2022

Un sombrío escenario de barco a la deriva, con dirigentes incapaces de asumir el liderazgo necesario para salvar las vidas que viajan en aquel trazó el periodista Federico van Mameren durante el editorial que pronunció al inicio de una nueva emisión del ciclo "Panorama Tucumano", nave insignia de LGPlay.

El conductor del programa reprochó la ambición de la dirigencia nacional, que lejos de perseguir "el bien común" solo se mira el ombligo.

"Hipólito Yrigoyen no se debe haber imaginado cuando se le ocurrió crear YPF, en 1922, que cuando se cumpliera el primer centenario de esa institución el acontecimiento iba a convertirse en un hito central de la vida del peronismo. Hito central de esta serie de Netflix que muestra la relación entre el presidente, Alberto Fernández, y la vicepresidenta, Cristina Fernández. En el acto por el siglo de vida de YPF nadie estaba preocupado por la entidad, sino por la foto de la unidad, por el encuentro de Alberto con Cristina, después de 90 días sin que se hablen", señaló Van Mameren.

Recordó que tras el episodio se dio el incidente que derivó en el alejamiento de Matías Kulfas como ministro de Desarrollo Productivo de la Nación. "Un elemento más para la disputa entre esta pareja; y Alberto reaccionó como debía. Porque si algo siente él por Cristina es miedo; está lejos de sentir agradecimiento. Y sobre la base de ese terror echó sin discusiones a Kulfas", dijo el conductor.

Admitió que Alberto y Cristina coinciden en un punto: ambos saben que el Frente de Todos no se puede romper: "si se rompe, se confirma lo que se viene presagiando, la imposibilidad de tener una ilusión electoral; algo que se va perdiendo por el esfuerzo de estos dos protagonistas".

Van Mameren subrayó que Cristina cuenta con un 30% de poder. "Eso le alcanza para tomar decisiones, para hacer que le teman; pero para nada más. No es suficiente para crear los liderazgos que reclama el país. Y no alcanza, porque los liderazgos están totalmente derruidos", señaló.

Destacó que esa crisis se manifiesta, en especial, en dos sectores: en la dirigencia sindical y en los gobernadores. "Los primeros, preocupados más por el crecimiento del propio patrimonio, por la designación de personas afines en lugares de poder, o por la desesperada lucha para superar la inflación; pero la construcción del país es algo que está muy lejos de los dirigentes sindicales. Y a los gobernadores lo único que les interesa es la construcción de su propio aparato electoral", dijo Van Mameren.

A renglón seguido, apuntó hacia la provincia. En especial, hacia el gobernador -en uso de licencia mientras se desempeña como jefe de Gabinete-, Juan Manzur. "Sobre aquellas dos estructuras montó Manzur su ilusión nacional. Pero no pudo erigirse en líder, y por eso quedó casi circunscrito a acompañar en una fórmula a su compañero Osvaldo Jaldo", indicó el periodista.

Dijo, luego, que el peronismo está devaluado y que huele a derrota. "Y en ese contexto la oposición tiene la gran oportunidad, la posibilidad de ordenar esto. Pero forma parte de la crisis del país, y está dirimiendo el intento de constituir algún líder", puntualizó Van Mameren.

Avizoró unas elecciones tucumanas en las cuales se verá una guerra de acoples manzuristas y jaldistas. Sobre todo, porque aun cuando se apruebe la Ley de Boleta Única, este beneficio no llegará a Tucumán.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios