Vecinos de Simoca quisieron linchar al párroco del pueblo por un supuesto caso de abuso

La Justicia investiga el incidente ocurrido anoche y la relación entre un sacerdote y una adolescente de 17 años.

SIMOCA. La parroquia del pueblo. SIMOCA. La parroquia del pueblo. FOTO LA GACETA / OSVALDO RIPOLL

La Justicia investiga el grave incidente que se registró anoche en la puerta de la parroquia Nuestra Señora de la Merced de esa ciudad. Los padres de una joven de 17 años, junto a otros vecinos, agredieron ahí al sacerdote Pablo Valdez (54)  a los gritos de “violador, violador”. 

En el sitio estaba también la muchacha, quien se desvaneció luego de resultar víctima de un shock nervioso. Hasta el lugar había llegado para encontrarse con el párroco, según la versión dada a los investigadores. Por atrás arribaron sus progenitores, quienes la siguieron desde su casa. Entonces se desencadenó el ataque. La policía intervino en el momento y rescató al párroco en medio de la embestida. 

Los parientes acusan al hombre de haberse aprovechado de su condición de pastor para -desde hace tiempo- abusar de la adolescente. 

El segundo jefe de la Regional Sur, comisario mayor Julio Gutiérrez, precisó que el caso está en manos de la Unidad Fiscal de Delitos Contra la Integridad de las Personas, del Centro Judicial de Monteros, a cargo de Marcelo Leguizamón. De acuerdo a testimonios que brindaron los parientes, la presunta víctima se desempeñaba como secretaria del sacerdote  y desde hace un tiempo venía teniendo un comportamiento “extraño”. 

“Lo que comenzó a generar sospechas es el hecho de que se pasaba bastante tiempo en la Iglesia”, dijo un allegado. Este lunes la joven, que cursa el último año del secundario, volvió a llegar tarde a su casa. “Al salir de la escuela, como a las 18, sus compañeras la vieron subir en un auto blanco que sería del cura. La madre le reprochó la tardanza. Enojada y a los gritos salió a la calle y dijo que se iba a vivir con el sacerdote”, precisó el familiar. 

El padre y la madre la dejaron ir, para seguirla. Se fue directamente a la iglesia. Ahí llegaron cuando Valdez le abría la puerta para recibirla. Enseguida el pastor comenzó a ser objeto de una andanada de golpes e insultos hasta que llegó la policía. 

El obispado de la Diócesis de la Santísima Concepción no emitió ningún comunicado al respecto. Valdez, luego de ser atendido por las heridas sufridas, fue trasladado hasta una dependencia eclesiástica de la capital. El fiscal Leguizamón, en tanto, ordenó distintas pericias para determinar si es que el sacerdote habría incurrido en alguna figura delictiva. No dictó medida preventiva de la libertad contra Valdez.. “Todo está bajo investigación a partir de lo ocurrido anoche y una denuncia de los padres de la joven”, dijo a la prensa.

Comentarios