Cartas de lectores II: el amor a los perros

14 Mayo 2022

Los perros, especialmente si están bien adiestrados y son de buena raza, despiertan mucho cariño, que no niego, se lo merecen. Alguna vez, algún exagerado dijo que “son el mejor amigo del hombre”. Aceptémoslo. Pero de ahí a empezar a tratarlos como a congéneres... Por empezar, son animales y deben ser tratados como tales. No hacerlo es trastocar su esencia, meterlos en el mundo humano sin razón ni necesidad. Conviven con nosotros, pero no son parte de nuestra genealogía. Por lo tanto, sus hábitos, conducta, requerimientos vitales, etc., son otros, aunque parecidos. Por eso caminan en cuatro patas; entienden, pero no hablan. Algunos despiertan tanto amor que nos hacen olvidar que pertenecen al mundo animal. Eso es peligroso, no para ellos, sino para nosotros. No puede ser bueno besar a un animal en la boca, hacerse lamer en la cara, meterlo en la misma cama, llevarlo de paseo debajo del brazo, sentarlo a la mesa como a un bebé. Es una imprudencia que nos expone a recibir microorganismos: virus, hongos, bacterias, etc. Las redes sociales deberían abstenerse de difundir esta malsana conducta.

Darío Albornoz

Tamaño texto
Comentarios