La millonaria cuota alimentaria para sus hijas que Paulo Londra acordaría con su ex

Rocío Moreno llevó al cantante a la Justicia y le solicitó una compensación económica por haber postergado su vida para acompañarlo en su carrera. El 10 de mayo tendrán una nueva audiencia.

Paulo Londra y Rocío Moreno atraviesan una conflictiva separación Paulo Londra y Rocío Moreno atraviesan una conflictiva separación Infobae
04 Mayo 2022

Paulo Londra y Rocío Moreno, su expareja y mamá de sus dos hijas, atraviesan una mediática y polémica separación. El cantante y la influencer llevaron su conflicto a la Justicia y por estos días negocian el valor de la cuota alimentaria que él deberá pasarle a ella por la manutención de sus hijas, Isabella y Francesca. 

La ex pareja se vio la semana pasada en los tribunales de familia de la capital cordobesa y lo hará nuevamente el próximo 10 de mayo. La audiencia fue por una denuncia que ella inició por “compensación económica” por haber dejado de estudiar para acompañarlo a él en su carrera pero la idea es llegar a un acuerdo más global que incluya también alimentos. 

En medio del litigio legal trascendió que lo que el trapero le pasa a Rocío por mes no es proporcional a sus ingresos considerando que Paulo Londra recauda grandes sumas de dinero con su carrera artística, especialmente ahora que fue furor con su regreso a la música. 

En las últimas horas corrió el rumor en redes sociales de que el cantante le habría ofrecido a Rocío $200.000 mensuales. Al respecto, su representante legal dijo que no puede dar precisiones ya que no solicitaron un monto en particular sino que pidieron “compensación” y que además por ley ella no puede hablar de números. Ante este tipo de opiniones, TN Show se contactó con la abogada de Rocío Moreno para saber si el monto que circuló es realmente el que arregló su defendida con el artista. “No sería así”, expuso la letrada Luciana Ulla. Todavía se encuentran en plena negociación.

“Las cosas no terminaron bien. No te puedo decir el por qué. Naturalice cosas que a mí me hacían mal, que me lastimaban y no me gustaban”, había revelado Rocío a fines de marzo en diálogo con LAM (América). Y agregaba: “Me daba vergüenza contarle a mis amigos o a mi propia familia, muchas veces me quedé callada”.

Temas Paulo Londra
Tamaño texto
Comentarios