La guerra y su ecosistema informativo: 10 formas distintas de abordar el combate

Pasaron más de dos meses desde el inicio de los ataques y, en paralelo al aumento de la destrucción, surgió una variedad de fuentes digitales de información que permiten comprender la posición de los países en pugna, y profundizar sobre las consecuencias globales de la batalla en curso en Europa del Este. La guía de recursos y bases de datos -muchos de ellos en inglés, pero accesibles para hispanohablantes gracias al traductor automático del navegador de Google- elaborada por LA GACETA y presentada a continuación cubre diferentes ángulos de la guerra en Ucrania, con la idea de que un acontecimiento tan multidimensional y estremecedor del orden mundial requiere de una mirada igualmente abarcadora.

La óptica kievita

The Kyiv Independent se ha convertido de un día para el otro -literalmente- en una de las más efectivas vías de ingreso a la cosmovisión kievita. Además de desplegar producciones propias, este medio redactado en inglés con sede en la capital ucraniana funciona como un agregador de valor de la información publicada en la prensa extranjera. La historia de The Kyiv Independent merece una mención: lo fundaron alrededor de 30 reporteros despedidos de The Kyiv Post por defender una línea editorial independiente, según ellos mismos enuncian. El medio abrió sus puertas el 11 de noviembre de 2021, apenas tres meses antes de que el autócrata Vladimir Putin lanzara la invasión.

Publicación recomendada: la propia declaración de principios del portal, donde dice que sólo y únicamente responderá a sus lectores y a la verdad; asegura que jamás dependerá de un “oligarca” y anuncia la elección “por unanimidad” de la periodista Olga Rudenko como primera jefa de Redacción.

La información es bella

El sitio del maestro londinense de las visualizaciones digitales, David McCandless, prueba que la excelencia estética no está reñida con la calidad informativa a partir de infografías que resumen en una imagen muy atractiva toneladas de datos duros. El objetivo de Information Is Beautiful (en inglés) es ayudar a tomar decisiones claras e informadas sobre los temas que ocupan y preocupan al mundo. Con ese espíritu, McCandless y su equipo concibieron una serie de infografías imperdibles acerca de Rusia, de Ucrania y de otros asuntos relevantes de la agenda de la guerra. ¿La marca registrada? Una capacidad fuera de serie para leer e interpretar números que no dicen nada para la mayoría de los mortales.

Publicación recomendada: la infografía que muestra la participación del país de Putin en la producción y comercialización de gas natural y de petróleo en comparación con el resto de las naciones. Un vistazo basta para entender que el poderío de Moscú se asienta sobre unas reservas descomunales de hidrocarburos.  

Investigaciones trascendentes

La investigación de la corrupción y de los abusos de poder en Rusia es la especialidad del portal iStories (nombre corto de Important Stories o Historias Importantes), un proyecto autogestivo y bilingüe (publica en ruso y en inglés) de 12 periodistas inaugurado en abril de 2020. Con enfoques profundos, una agenda propia y un manejo inteligente de la tecnología, iStories intenta penetrar en los debates y temas vedados por el Kremlin: se trata de una ventana valiosa hacia un país que padece un aislamiento creciente y donde hasta la icónica Novaya Gazeta interrumpió el servicio informativo para salvaguardar la integridad de su redacción.

Publicación recomendada: “I don’t want to sell my conscience” (“No quiero vender mi conciencia”) se titula el artículo de iStories dedicado a relatar cómo la guerra derivó en la estatización del periodismo en las universidades rusas que lo enseñaban. “Los alumnos están siendo orientados a la propaganda y a abandonar la idea de ser periodistas”, consigna el reportaje.

Solidaridad, soberanía y socialismo

El sitio en inglés “Ukraine Solidarity Campaign” (“Campaña de Solidaridad con Ucrania”) dispone de noticias y artículos de opinión elaborados por y para el movimiento de los trabajadores. El objetivo de este espacio es alimentar la solidaridad internacional contra el imperialismo y en defensa de los derechos democráticos. La plataforma contiene registros de marchas y protestas para repudiar la guerra, y organiza foros de discusión así como capacitaciones.

Publicación recomendada: “Una historia breve de Ucrania: 10 ‘turning points’ (momentos críticos)”, ensayo escrito por el historiador canadiense John-Paul Himka que, con un estilo muy ameno, arranca en el año 988 con los vikingos escandinavos que “bajaron” por los ríos hasta el área de Kiev y llega hasta los antecedentes directos de la invasión rusa.  

Leer con las lentes estadounidenses

La guerra tiene dos partes oficiales, Rusia y Ucrania, y muchas extraoficiales con los Estados Unidos a la cabeza. El país de Joe Biden no sólo es el principal sponsor de la resistencia que lidera el presidente ucraniano Volodimir Zelenski, sino que también libra su propia batalla diplomática para ampliar y mantener cohesionado el variopinto bloque occidental. Tales lentes impregnan el contenido del Council of Foreign Relations, una organización independiente fundada en 1921 para proveer insumos a los ciudadanos y tomadores de decisiones que deseen entender el mundo y los desafíos que enfrentan los Estados Unidos. Un detalle curioso: el Council tiene como madrina a la actriz Angelina Jolie.

Publicación recomendada: entre tantos y muy criteriosos materiales producidos por el Council of Foreign Relations, se destaca el Global Conflict Tracker que actualiza en tiempo real los datos sobre la invasión rusa siempre en función de la perspectiva y de las preocupaciones estadounidenses. El monitoreo analiza los antecedentes inmediatos del conflicto y sus posibles efectos, e incluye una sección de alertas destinada a presentar las noticias esenciales.

Los ocho años decisivos

Para los ucranianos la guerra comenzó no el 24 de febrero de 2022, como el resto del planeta cree, sino en 2014, cuando Rusia anexionó la península de Crimea. En esa época nació la organización no gubernamental Ukraine Crisis Media Center, una plataforma para la defensa de la identidad nacional del pueblo invadido y su difusión en el extranjero disponible en seis idiomas: ucraniano, inglés, ruso, italiano, inglés y francés. Con un enfoque internacional, esta iniciativa brinda un panorama muy completo de la agenda de actualidad: el menú comprende desde una pestaña exclusiva para los crímenes de guerra hasta un espacio para la educación.

Publicación recomendada: “Más del 52% de los jueces de Kiev tienen una reputación cuestionable” (“Over 52 per cent of judges in Kyiv courts have questionable integrity”). Esta nota data de 2017, pero sigue siendo útil para bucear en los desafíos de las instituciones públicas de control de Ucrania y -más interesante aún- en el movimiento cívico por la decencia denominado “Chesno”.

La trinchera de Navalny

El líder opositor ruso Aleksei Navalny mira la contienda en Ucrania desde la cárcel, pero su lucha continúa en la trinchera de la Fundación Anticorrupción, organización cuyo objetivo es revelar los negocios espurios de la élite de Putin y preparar el terreno para un cambio de rumbo en el Kremlin. “Batallamos contra Putin desde 2011 y seguiremos haciéndolo hasta que ganemos”, dice la entidad de Navalny, cuyo archivo de investigaciones comprometedoras con formato de video se complementa con listados de funcionarios, periodistas, empresarios y lobbistas sospechados de corrupción.  

Publicación recomendada: entre las listas de personas que, según la Fundación Anticorrupción de Navalny, deben ser investigadas por sus vínculos con el Estado  consta una nómina de “belicistas” ordenada por las siguientes categorías: educadores, atletas, artistas e investigadores. La lista de rusos pasibles de sanciones por sus contribuciones a la guerra ya acumula más de 5.800 nombres.

Pensamiento europeo

El sitio oficial del Servicio de Investigación del Parlamento Europeo hizo las tareas y seleccionó la producción más relevante de los centros de ideas (“think tanks”) del continente sobre Putin, Zelenski, la guerra y su impacto en los países de Europa. El producto final permite formar alguna clase de noción acerca de cómo los investigadores e intelectuales ven al enfrentamiento y a sus protagonistas, y qué esperan de ellos.

Publicación recomendada: “The Kremlin’s gas wars. How Europe can protect itself from Russian blackmail” (“Las guerras del gas del Kremlin. Cómo Europa puede protegerse a sí misma del chantaje ruso”). Este artículo publicado el 28 de febrero pasado subraya que colocar tanto poder económico sobre las espaldas de Moscú no hizo más que fomentar sus ambiciones imperialistas y anticipa los movimientos de pinzas de Putin en las naciones que dependen de sus exportaciones energéticas.

Desinformación

En el Observatorio Europeo de Medios Digitales (EDMO por sus siglas en inglés) convergen verificadores de hechos, expertos en alfabetización mediática e investigadores académicos alrededor del objetivo de desentrañar y analizar la desinformación. Este proyecto del Instituto de la Universidad Europea en Florencia (Italia) ha dedicado su mayor esfuerzo a detectar y esclarecer los engaños que circulan sobre la guerra en Europa del Este, y que brotaron como hongos venenosos desde Portugal hasta Finlandia con la ayuda del anonimato característico de las redes sociales.

Publicación recomendada: los informes semanales que distribuye EDMO. El último documento difundido plantea siete tendencias de desinformación: cuestionamientos relativos a la existencia de la guerra; datos insustanciales sobre los ataques; representación distorsionada de Zelenski y los ucranianos; descrédito a la información periodística referida a la invasión; desinformación acerca de la responsabilidad por los civiles fallecidos; desinformación sobre los refugiados y falsedades respecto del apoyo que Ucrania recibe de sus aliados.

Así es nuestro mundo

“Our world in data” (“Nuestro mundo en datos”) optó por no publicar información sobre las vicisitudes de la invasión rusa: en cambio, puso a disposición de su audiencia un conjunto de cuadros y recursos útiles para el entendimiento del contexto del combate. La serie está formada por datos sobre comercio, economía, gastos militares, guerras anteriores, armas nucleares, recursos naturales, etcétera. Un aspecto particular de esta plataforma auspiciada por la Universidad de Oxford (Reino Unido) que adquirió fama mundial a partir de sus colecciones de cifras sobre la covid-19 es que considera que su contenido es un bien público y promueve su utilización libre con la cita de la fuente correspondiente.

Publicación recomendada: el cuadro titulado “Military expenditure 1949 to 2020” ofrece un panorama clarísimo sobre cómo el Kremlin intensificó su gasto público en armamento y estructura militar a partir de 2002, es decir, en los primeros años de Putin en el Kremlin. En 2020, Ucrania destinaba a sus fuerzas armadas menos del 10% del presupuesto que Rusia asignaba a idéntica finalidad.

Comentarios