La paciencia está en un punto límite en Atlético

Una nueva derrota dio paso al malestar generalizado de los hinchas

NO BASTÓ. A pesar de que el hincha alentó desde el primer minuto, el equipo volvió a sufrir una derrota en casa, lo que cayó como un balde de agua fría. NO BASTÓ. A pesar de que el hincha alentó desde el primer minuto, el equipo volvió a sufrir una derrota en casa, lo que cayó como un balde de agua fría. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ
21 Abril 2022

Gonzalo Cabrera Terrazas

LG Deportiva

El remate de Cristian Menéndez que fue a parar al travesaño, ni bien empezó el partido, abría la expectativa de que Atlético mostraría la misma imagen que se le vio en el primer tiempo ante Defensa y Justicia, en la fecha anterior. Sin embargo, la temprana apertura del marcador que logró Argentinos fue un baldazo de agua fría. Unos 20 minutos después, llegó el segundo del visitante y la sensación de injusticia creció. La situación era inexplicable. El conjunto de 25 de Mayo y Chile era el mejor de la cancha y tuvo las más claras situaciones, pero perdía. Y la cuesta se hacía alta.

Con el pasar de los minutos, llegó el descuento, con el gran cabezazo de Bruno Bianchi, para entonar nuevamente al público, que pedía un poco más de sus jugadores. Sin embargo, la alegría no duraría mucho.

Si bien, en las tribunas se plasmó un poco de esperanza por el tanto de Renzo Tesuri para el 2 a 2 parcial sobre el cierre del partido, se terminó yendo todo por la borda tras la remontada de los dirigidos por Gabriel Milito.

Con el tanto de Gastón Verón, comenzaron a manifestarse en las tribunas todo el enojo y la desazón. No faltaron los insultos para lo que algunos consideraron un bajo rendimiento del equipo, en especial para el arquero Dante Campisi, según el hincha, uno de los principales responsables de una nueva derrota como local. Tanto fue el enojo con el ex Sol de América que algunos fanáticos hasta pidieron por el regreso de Cristian “Laucha” Luchetti, actualmente en Gimnasia de Jujuy.

Los abrazos con desconocidos y los gritos de gol hasta quedarse sin voz, nuevamente se esfumaron por una nueva derrota. La paciencia del hincha “decano” está en un punto límite, y más teniendo en cuenta que el equipo no suma de a tres desde hace un mes, cuando lo hizo ante Patronato de local.

El clima de mayor tensión se vivió cuando el árbitro Néstor Pitana decretó el final del partido. Hubo insultos para algunos dirigentes que estaban en la platea, y también algún tímido aplauso -casi de compromiso- para los jugadores al retirarse del campo.

El equipo como local no responde y los hinchas, cada vez más impacientes, se lo hicieron saber.

Ahora habrá que pensar en la Copa Argentina, pero una victoria ayer, hubiera sido fundamental. Más teniendo en cuenta, que en la próxima fecha se viene el siempre poderoso River del “Muñeco” Marcelo Gallardo.

La gente acompañó de principio a final, pero los malos resultados no le está dando treguas.

Comentarios