Poner en pie a Villa Carmela, misión dura pero posible

Carlos Porven encabeza un grupo de trabajo cuyas metas son ambiciosas y plausibles.

TODOS ATENTOS. Los chicos escuchan las indicaciones y aprenden día a día de los entrenadores.  TODOS ATENTOS. Los chicos escuchan las indicaciones y aprenden día a día de los entrenadores.

Villa Carmela es un club que inició sus actividades de manera oficial un 29 de julio de 1967 (aunque hay referencias de actividades desde 1935), según datos de la Dirección de Personas Jurídicas. Está ubicado sobre el Camino del Perú, en la ruta 315. En tránsito a sus 55 años, se trata de un club cuyo corazón volvió a latir fuertemente, con distintas actividades deportivas y recreativas.

Carlos Porven, de 36 años, fue arquero en las últimas temporadas de San Juan, en la Primera división de la Liga Tucumana. Jugó en distintos clubes. Esta vez no son las atajadas que tuvo en su rica historia deportiva las que ocupan el centro de la escena. Hoy, es quien preside a Villa Carmela.

A Porven lo acompaña como vicepresidente José Saavedra (un volante surgido en Concepción FC y con pasado en Primera en AFA con Atlético). Con ellos, una comisión directiva que trabaja con ahínco desde el 25 de noviembre de 2021, en distintas actividades.

Vale un dato: de Villa Carmela salieron grandes figuras del fútbol, como Tomás Cuello y Franco Comán. También el hermano de José Saavedra, Raúl, también con pasado en Primera de AFA). Y hay más: Matías Torres, Gerardo Porven y Alejandro Ceballos, entre otros.

Porven contó que se destinaron 67.000 pesos para pagar 11 balances del club, con el fin de normalizar a la entidad. O otros 30.000 para ponerse al día con el servicio eléctrico. “El club estuvo inactivo más de una década. Así que armamos una comisión, integrada por amigos que vivimos toda nuestra infancia en este lugar que tanto queremos: decidimos recuperarlo del abandono total. Estaba en ruinas, esta sería la palabra más adecuada. Y más allá de la normalización de noviembre, ya desde febrero de 2021 veníamos trabajando”, contó

Queda claro que era de suma urgencia recuperar el espacio deportivo, más teniendo en cuenta la necesidad exigente en la zona de influencia para contener niños y jóvenes, evitando que estén en la calle.

“Hoy tenemos una escuelita de fútbol con más de 100 chicos y chicas”, afirma Porven. Y agrega: “aparte de las divisiones formativas, el sueño es volver a competir a nivel liguista en la Primera B como en el Sub 20, así que ya hablamos con el presidente de la Liga Tucumana, Darío Zamoratte”.

Villa Carmela no es sólo fútbol. Allí también se puede practicar kick boxing y zumba y se brindan clases de folklore y danzas variadas. “Es un sueño que tengo desde niño esto de volver a ver con vida a nuestro querido club que tanta historia. Son varios los objetivos, pero el principal es la contención social para niños, jóvenes y adultos. No fue fácil el camino, pero lo fuimos recorriendo. Poco a poco vamos buscando mayor comodidad para todas las actividades. Hoy tenemos pocos socios, pero ya estamos haciendo una campaña para sumarlos. Este es el único club que representa a todos los barrios de Cebil Redondo”, afirmó el presidente.

Porven, además de su rol dirigencial, tiene otra meta: defender el arco del club si la Liga les permite jugar. “Tengo muchas ganas, me estoy entrenando con los chicos del sub 20. Mientras mi cuerpo me lo permita, me gustaría jugar muchos años más. Pero para él hay otro sueño en ciernes: dedicarse a la dirigencia política activa. “Me moviliza la idea de ayudar a la contención social y a que las familias vuelvan al club. Creo que en eso tenemos que enfocarnos todos”.

En Villa Carmela se nota la energía de su gente proyectada al deporte. En buena hora.

Apoyo múltiple

“Un club es hoy más gastos que ingresos. Es importante el apoyo de la familia y de los amigos. Además, recibimos la ayuda de dos legisladores. Todo sirve para darle a Villa Carmela un futuro”. (Carlos Porven, presidente)

Tamaño texto
Comentarios