San Martín: antes de fin de año recibiría el gran y esperado regalo

24 Marzo 2022

Desde principios de este año, casi sin proponérselo y cumpliendo algunas de las promesas que hizo durante la campaña electoral, la actual comisión directiva comenzó a realizarle grandes regalos a La Ciudadela en su 90° aniversario. Las obras que se están llevando a cabo van cambiando casi de raíz su fisonomía; algo que fue progresivo desde su inauguración.

En sus inicios, el estadio sólo contaba con una “tribuna oficial metálica” (lo que hoy es la platea central) y otra de madera en el ángulo noroeste. El primer gran cambio se produjo a fines de la década del 40, cuando se construyó la primera tribuna de cemento sobre calle Pellegrini. Fue durante los 50 cuando La Ciudadela comenzó a crecer a pasos agigantados: se edificaron la tribuna de calle Bolívar, la nueva tribuna de cemento en la zona de plateas, y los vestuarios bajo la tribuna oficial central, con salidas individuales.

En 1960, se inició la construcción del primer tramo de la bandeja Central Alta, mientras que el 27 de octubre de 1968, contra los famosos “Matadores” de San Lorenzo, se inauguró la iluminación del estadio y se habilitó la tribuna oficial norte.

Ya con tribunas en los cuatro costados y la platea central alta, en la década del 90, una comisión de socios, construyó y entregó al club los cuatro codos con los que se unieron todos los sectores; en tanto que en 1992 se construyó la platea norte alta. Desde ese momento, hubo pocos cambios hasta 2017, cuando se concretó la edificación de la platea sur alta, se embelleció toda la parte exterior de las populares y se creó el corredor Pellegrini.

También, en ese tiempo se instaló el sistema de riego automático en el campo, se adquirió una propiedad de calle Rondeau para habilitar un nuevo ingreso y se cambiaron las antiguas rejas del sector de plateas por placas de vidrio templado. A fines de 2020, se colocaron nuevas torres de iluminación con reflectores led.

Hoy, La Ciudadela luce totalmente otra cara. Se renovaron de manera total los palcos, la sala de prensa, los vestuarios y un nuevo e imponente pórtico. Se está construyendo un nuevo restobar, una nueva cantina y el museo temático, con lo que buscan que el estadio quede a la altura de los grandes del país. Claro, la frutilla del postre llegaría a fin de año con el inicio de la obra de la segunda bandeja sobre calle Pellegrini. Porque 90 años es un buen motivo para que el estadio siga evolucionando, poniéndose al día y sumando historias. ¡Felicidades!

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios