Murió el más longevo de los ex gobernadores tucumanos

Imbaud fue dos veces interventor federal de la provincia.

PROTAGONISTA. Imbaud se postuló a gobernador en 1963 y fue diputado del Frejuli en 1973. PROTAGONISTA. Imbaud se postuló a gobernador en 1963 y fue diputado del Frejuli en 1973.
29 Enero 2022

El más longevo de los ex gobernadores de Tucumán falleció ayer en Buenos Aires. Carlos Alfredo Imbaud estuvo a cargos en dos oportunidades del Poder Ejecutivo provincial durante el siglo XX, en ambos casos como interventor federal.

La primera vez fue en 1962. Ese año, un golpe de estado sacó de la Presidencia de la Nación a Arturo Frondizi, luego de que el peronismo (estaba proscripto como partido desde 1955, pero sus referentes compitieron a través de otras fuerzas) se impusiera en numerosos distritos en los comicios de marzo. Frente a la destitución, y antes de que un militar tomara el poder, el Senado consagró a su presidente provisional, José María Guido, como mandatario nacional. Condicionado por los golpistas, Guido dispuso la anulación de los comicios y la intervención de las provincias.

En 1963, Imbaud fue candidato a gobernador de Tucumán y quedó en segundo lugar: había conseguido 17 electores (había colegio electoral), uno menos que Celestino Gelsi, quien había sido gobernador, precisamente, entre 1958 y 1962. Se necesitaba el apoyo de 31 electores para ser consagrado mandatario provincial y la crónica de la época da cuenta de que había un cerrado “antigelsismo” en los adversarios del ex gobernador. Quedó evidenciado en la primera votación. Imbaud habría sido electo gobernador en la segunda, pero se vio interrumpida por escandalosos incidentes en el recinto, que incluyeron escenas de pugilato entre los miembros del órgano que debía ungir al próximo mandatario. Esas dilaciones le dieron el tiempo necesario a Gelsi, candidato de la Unión Cívica Radical Intransigente, a acordar el apoyo de sus electores a Lázaro Barbieri, de la Unión Cívica Radical del Pueblo, quien había terminado tercero en las urnas y había conseguido 13 escaños en el colegio. Con los 18 electores de la UCRI, más los propios de la UCRI, Barbieri fue ungido gobernador.

Imbaud (había nacido en Tucumán el 14 de enero de 1925) estaba muy vinculado a los movimientos católicos y fue uno de los fundadores de la Democracia Cristiana en el país, partido que luego ayudó a organizar en la provincia en la década de 1950. Su formación de grado era en Relaciones Internacionales y se doctoró en Ciencia Política.

En septiembre de 1970 fue designado nuevamente interventor federal de Tucumán, durante la autodenominada Revolución Argentina, instaurada a partir del golpe de estado de 1966 que destituyó el gobierno del radical Arturo Umberto Illia. Fue designado el presidente de facto Roberto Marcelo Levingston, quien sucedió dentro del régimen a Juan Carlos Onganía. Desempeñó el cargo hasta febrero de 1971. Le tocó gobernar durante lo que se conoce como el “Segundo Tucumanazo”. De hecho, la tapa de LA GACETA del 13 de noviembre de 1970 da cuenta de que él personalmente bajó de su despacho de la Casa de Gobierno para hablar con una multitud que se manifestaba en la plaza Independencia para reclamar la liberación de los detenidos durante las refriegas que habían enfrentado a estudiantes y obreros (fundamentalmente de Fotia) con la Policía. Imbaud dio garantías esa noche de que todos los apresados habían sido puestos en libertad.

Su última actuación política fue en el Congreso: resultó electo diputado nacional por Tucumán en 1973 por el Frente Justicialista de Liberación (Frejuli). Su mandato fue interrumpido por el golpe de estado del 24 de marzo de 1976.

La familia Imbaud se afinca en Yerba Buena en 1887, año que llega a Tucumán don Marcial Imbaud, abuelo del fallecido ex gobernador Imbaud. La calle de acceso al cementerio municipal lleva su nombre, en memoria a la donación del terreno para su construcción.

Tamaño texto
Comentarios