Siguen las denuncias por maltratos en "Cebollitas": ahora se sumó "El Colo"

“A veces se les iba la mano”, dijo Diego Vicos.

Siguen las denuncias por maltratos en Cebollitas: ahora se sumó El Colo
26 Enero 2022

¿Hubo maltrato en "Cebollitas"? Los testimonios que así lo acreditan siguen apareciendo. El primero en hablar había sido Juan Yacuzzi ("Coqui"), quien en octubre había relatado: "lo que hacían que se lo copiaron de Chiquititas, agarraron un cuartito de 4 x 4 y nos encerraron hasta grabar, estábamos cómo 10 horas encerrados, todos juntos, no podíamos salir de ahí. Los de Chiquititas lo llamaban ‘la pecera’, antes estábamos en el bar, en el camarín hasta que dijeron ‘a partir de ahora todos encerrados’ y nos cuidaban las madres”.

Luego se conoció la versión de Brian Caruso, que interpretó a Gamuza: "la realidad es que nos tenían en un cuartito que era donde comúnmente íbamos todos a para pasar el tiempo. Cuando no tenías que grabar, sino te ibas al bar, pero no es que nos maltrataban, como dice. No es que nos maltrataban completamente, que nos puteaban".

Por otro lado, Leonardo Centeno (Hipólito) contó su experiencia y se asemeja a la que vivió Yacuzzi. Incluso, destacó que le resultaba “interesante” que el tema haya salido a la luz: "a la distancia nos dimos cuenta de que un montón de cosas que pasaban no estaban bien y en el momento no las veíamos así, estaban naturalizadas. Recuerdo excesos verbales, encontrarse con adultos exacerbados y cosas que con el cambio de época no podrían suceder".

Y en las últimas horas se sumó la voz de Diego Vicos, que interpretaba al “Colo”. “Si mi hijo encara un proyecto como Cebollitas, de tantas horas y ese trato tan intenso a nivel actoral, yo no se lo permitiría. Yo la pasé muy bien, pero estábamos muy cansados a veces, había otras reglas de horario y los directores tienen mucho carácter. En ese momento eran los 90, era todo más suelto y nos trataban como adultos y ahí venía esa presión”, dijo durante una entrevista con Juan Etchegoyen que reprodujo TeleShow.

Y detalló la rutina que tenía en ese entonces: “se grababan como 10 horas seguidas, más las giras, las visitas a los países, el teatro, era todo un tema. Yo el colegio lo terminé como pude, fue muy estresante porque teníamos mucho texto en la novela y no era fácil, era demandante. Yo creo que hoy se trabajaría de otra forma, uno se pone muy alerta con el maltrato infantil”. En ese sentido, aclaró: “No digo que mis papás no me cuidaron, estaban felices de verme haciendo lo que me apasiona, y para muchos era algo nuevo”.

Además, difirió de Yacuzzi y Centeno: “yo respeto, ellos ya me conocen, pero bueno, que también respeten la mía. Soy claro, también trabajo en producción por eso hablo con conocimiento, no era una explotación pero era muy intensa la grabación, el proyecto, quizá la producción debió cuidarnos un poco más en cuanto a tiempos. Yo eso a mi hijo no se lo permitiría”. Pero reconoció: “nos ponían los puntos y a veces se les iba la mano, pero era como un colegio, si no ponían orden...Hoy en día, deberían tener más tacto. Había que buscar la forma más sútil, pero nos castigaban, si había que viajar o grabar afuera, y si alguien se portaba mal, no grababa”.

Tamaño texto
Comentarios