Cicloturismo: una alternativa turística sostenible y apasionante

Son cada vez más los tucumanos que se animan a disfrutar de esta modalidad de turismo.

 VIAJAR EN BICICLETA.Es una actividad que se realiza por placer, no de manera competitiva y las travesías pueden durar días, meses y hasta años según las rutas que elijan los ciclistas. lavidadeviaje.com VIAJAR EN BICICLETA.Es una actividad que se realiza por placer, no de manera competitiva y las travesías pueden durar días, meses y hasta años según las rutas que elijan los ciclistas. lavidadeviaje.com
27 Enero 2022

El cicloturismo es una forma de vida, que conjuga actividad física y turismo. Es una manera singular de ver el mundo arriba de una bicicleta. Las travesías pueden durar días, meses o hasta años. “Uno puede recorrer mil veces un camino, pero al hacerlo en bicicleta es otra cosa, disfrutas tanto que se vuelve apasionante. Percibís los paisajes de otra forma que no esperabas y eso es lo más emocionante que tiene esta actividad”, manifiesta Nicolás Páez Salas, ciclista y coordinador de una empresa de cicloturismo.

Los cicloturistas entran en permanente contacto con paisajes, gente y costumbres. “Se manejan diferentes distancias a lo de una moto o un auto. Terminas parando en pueblos que por lo general uno no para. Se conocen lugares que solo los descubrís cuando vas en bicicleta”, añade Nicolás que lleva más de 10 años realizando cicloturismo.

Un viaje ecológico

El ciclismo a larga distancia, es una actividad recreativa y no competitiva. Se visitan diversos destinos por placer y se comparte con miles de personas.

¿Todos pueden hacerlo? Nicolás dice que sí. Cualquier persona puede practicar cicloturismo. La primera recomendación para aquellos que se inician, es hacerlo acompañados por profesionales. Además, se debe acompañar con una rutina de entrenamiento aparte para poder llegar al momento de disfrutar del viaje y no de sufrirlo. Con seis meses o un año de preparación, se llega preparado a emprender el primer viaje.

Otro dato atractivo que tiene esta actividad, es que es 100 por ciento ecológica. “Es un viaje sin dejar huella. Tiene un doble impacto positivo, en nuestras vidas y en el cuidado del medio ambiente, porque la bicicleta es el medio de transporte que no generar gases de efecto invernadero”, asegura Páez Salas.

Equipamiento

Si la idea es comenzar, debemos tener:

• Bicicleta en excelente estado. Que sea simple para que se pueda arreglar en cualquier lugar de manera rápida y fácil.

• Casco

• Anteojos

• Badanas: calzas que tienen una especie de “colchón” en la parte de la cola.

• Luces: en la parte delantera y trasera de la bicicleta.

• Caramañolas o camelbak con suficiente agua para el recorrido.

• Porta alforja y alforja de bicicleta. No es bueno llevar peso en la espalda.

• Herramientas: inflador, cámara de repuesto.

• Zapatillas: comunes o tipo trekking

Beneficios

Es una actividad económica, que mejora las condiciones física y las habilidades sociales; proporciona nuevas experiencias, y otorga la libertad de viajar a un ritmo propio, es decir que solo depende de uno mismo. “Hasta que uno no lo hace no sabe de que se trata. Es un cable a tierra, es salir de la rutina. Pasás tiempo de calidad con quienes comparten esta aventura”, manifiesta Nicolás.

Experiencias

El ciclo turismo es más que un deporte, se convierte en una filosofía de vida. Es emprender una camino hacia lo saludable. “Para mí el cicloturismo es usar como medio de transporte una bicicleta para viajar. Poder realizar los mismos recorridos que cualquier otro medio motor, que a diferencia del combustible que usa, nosotros utilizamos nuestras piernas como impulso”, cuenta Ricardo Barros, hace más de cinco años que practica la actividad.

“Bien comencé, dejé de fumar y lo cambié por esta actividad. Me hizo conocer mucha gente y muchos lugares increíbles que jamás imaginé que podría llegar pedaleando”, detalla.

Ricardo está a punto de cumplir 50 años y no tiene intenciones de dejar el ciclo turismo. “Me considero auto suficiente, llevo todo lo necesario para pasar noches y días en una carpa ya sea en un camping o en cualquier lugar que posibilite quedarme y tener los elementos necesarios para poder pasar días (agua, comida, cocina, garrafa, etcétera). Tucumán tiene muchos lugares atractivos para conocer”, finaliza. 

(Producción periodística: Gianna Camarda)

Recorrido 1    
Dificultad baja-Duración: un día

Se pueden hacer varios recorridos diarios cercanos a la ciudad .En el norte de la provincia tenemos el circuito de Río Nío: pasando la localidad de Villa Padre Monti se puede recorrer la zona de El Nogalito y subir a las Sierras de Medina.
Otra opción son los Valles de Choromoro, desde donde se puede recorrer las localidades de Chuscha, Gonzalo, Rodeo Grande y el Ñorco. La recomendación para esta época del año es ver siempre el clima, porque estamos en período de lluvia. Además se debe revisar que no haya llovido por lo menos dos días antes, y corroborar que los caminos estén transitables.

El último, la Vuelta al Valle de Tafí, un circuito de 45 km alrededor del Cerro Pelao, que se erige en medio del Valle brindando una vista de 360° desde su cumbre. Es muy lindo ese camino, y muy entretenido con opciones de visitas a artesanos, sitios arqueológicos y hasta cotos de pesca.

Recorrido 2    
Dificultad Media-Alta. Duración: tres noches y cuatro días/ dos noches y tres días

Desde Acheral o la zona de Santa Lucía, subimos la cuesta hasta Tafí del Valle. Se puede hacer una noche ahí, incluso se puede estar un día más, haciendo la vuelta al Valle. Al otro día se cruza El Infiernillo (que está a 3.000 metros de altura). Para dormir hay varias opciones, como las bodegas y se hace la ruta del vino. Al otro día se vuelve pedaleando en un solo día desde Amaicha hasta Santa Lucía.

Recorrido 3
Dificultad alta. Duración: 3 días y 2 noches o de 4 días y 3 noches

Es un paso más complicado, sobre todo teniendo en cuenta que en caso de algún inconveniente, el auxilio no es inmediato. Es el cruce de Hualinchay desde Lara hasta Colalao del Valle. La duración del circuito dependerá de cómo se quiera hacer.

Se sale de San Pedro de Colalao, se sube la cuesta de Hualinchay, pasando la escuelita de Lara, que está a unos 3.600 metros de altura y que tiene paisajes increíbles. Para bajar, se lo hace por el otro lado hacia Colalao del Valle. Ahí se puede hacer noche en la montaña. Al día siguiente, se recorre parte de la ruta 40 y se vuelve hacia el lado de Amaicha, donde se hace la segunda noche. Al tercer día o noche -según como se organizó el viaje- desde Amaicha se vuelve a Tafí del Valle, bajando a Acheral, tramo que se puede hacer en un solo día. Para quienes quieran hacerlo más tranquilos, pueden quedarse en Tafí una noche más y volver a San Miguel de Tucumán. Lo bueno de este recorrido, es que cada persona puede armar el viaje como quiera. El mismo recorrido se puede hacer en varios días o varias noches, según la exigencia y lo que se quiere conocer.

Recomendaciones:
• Al ser un paso de alta montaña por el que no pasan vehículos habitualmente y el clima puede cambiar bruscamente, hay que estar bien equipado, tratar de hacer el recorrido acompañado y avisar cuando se va a esos lugares inhóspitos.

• En caso de querer dormir en el cerro (escuela de Lara) ; se recomienda conseguir el contacto de gente del lugar para saber si está abierta y si es posible alojarse allí.

• El camino está consolidado en un 50% del recorrido; por lo que hay que circular con mucha prudencia.

• Según la época del año, se puede sufrir apunamiento.
(Información brindada por Nicolás Páez Salas)

Tamaño texto
Comentarios