Una mujer quedó detenida por un escruche

La sospechosa y tres hombres -aún prófugos- llegaron a bordo de un auto de alta gama para desvalijar una vivienda.

LAS PARTES. La audiencia se desarrolló de modo virtual, mediante Zoom.  LAS PARTES. La audiencia se desarrolló de modo virtual, mediante Zoom.
24 Enero 2022

Una mujer quedó detenida y fue acusada de integrar una banda que protagonizó un escruche en el barrio Zenón Santillán. La juez María Soledad Hernández ordenó 60 días de prisión preventiva para Brenda Marisol Aybar, tiempo (puede prorrogarse) durante el que se estima que la Fiscalía concluirá la investigación.

Según relató el auxiliar Gerónimo Cano, de la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos I a cargo de Diego López Ávila, el pasado viernes 14 una pareja que cuidaba una casa salió a realizar trámites y, al poco tiempo, un auto Volkswagen Vento se estacionó frente a la vivienda.

De ese vehículo, según la acusación, descendió Aybar y se acercó al portón que da a la calle. Al constatar que la casa había quedado deshabitada, dio la señal y sus tres cómplices bajaron del auto para comenzar el robo. El hecho habría quedado registrado por las cámaras de seguridad de algunos vecinos.

Los delincuentes rompieron el portón y luego una puerta interna para acceder al inmueble. Según denunciaron las víctimas, que eran la hija y el yerno de los dueños de casa, los ladrones lastimaron a los perros del propietario y se llevaron un Smart TV, una Play Station 4, una notebook marca Lenovo, un teléfono celular marca Xiaomi y $ 40.000 que cargaron en una mochila de trekking, junto con unos auriculares y unos parlantes.

Mientras los tres hombres se hacían con el botín, Aybar habría tomado el volante del Vento para agilizar la huida.

La detención

El 15 de enero, la Fiscalía de Robos y Hurtos y la homónima división policial tomó intervención y se recopilaron los videos de seguridad de las cámaras del vecindario. También entrevistaron a testigos y reconocieron a Aybar y a otros de los sospechosos, que aún se encuentran prófugos.

La Justicia ordenó un allanamiento el lunes pasado 17 en una casa de Villa Amalia. Llegaron ahí por la vinculación del domicilio con el vehículo de alta gama en el que se movilizó la banda.

En esa casa se detuvo a la acusada y se secuestró el auto, $ 25.000, vestimenta, una notebook marca Lenovo y un teléfono móvil marca Samsung que podría contener información sobre el ilícito.

Aybar fue imputada por el delito de robo en poblado y en banda. Cano explicó que la pena en expectativa es de entre 3 y 10 años de cárcel, pero que como la víctima ya había accedido a una probation con anterioridad es probable que reciba una condena de cumplimiento efectivo si es hallada culpable.

“Sabemos que con los escruches estas bandas consiguen dinero para mantenerse ocultas. Se movilizaban en un auto de alta gama, lo que hace presumir que tienen los recursos económicos para entorpecer el proceso y para fugarse”, enfatizó el auxiliar fiscal. Por ello solicitó la prisión preventiva por el plazo de 60 días, que finalmente fue concedida.

La defensa

La acusada, asesorada por sus abogados, no declaró.

La defensa, integrada por Marcela Ledesma y por Ramiro Escobedo, no manifestó objeción a la legalidad de la aprensión ni a los cargos formulados. Pero se opusieron a las medidas propuestas. “Ella debe cuidar de su pareja, que sufre de lupus y diabetes, y también del niño de cuatro años que tienen. Pido que la preventiva sea bajo la modalidad domiciliaria”, solicitó Escobedo.

Tras escuchar a las partes, la jueza Hernández consideró que el un caso ameritaba la preventiva, y dio lugar al pedido. Aclaró además que se daba por acreditado por las aclaraciones de la Fiscalía que la pareja de la acusada y el niño tenían a otros familiares que podían asistirlos.

Temas Inseguridad
Tamaño texto
Comentarios