“Si es mano dura, vamos con mano dura”

Jaldo se refirió al caso del acusado de atacar a un cadete y cortarle cuatro dedos.

Osvaldo Jaldo. FOTO COMUNICACIÓN PÚBLICA Osvaldo Jaldo. FOTO COMUNICACIÓN PÚBLICA

“Aquellos delincuentes que generan este tipo de hechos, con daños irreparables, como le pasó a Martín (Abraham, el repartidor) al perder cuatro dedos mientras se defendía de una agresión, tiene que estar de por vida en Villa Urquiza”, afirmó ayer a LA GACETA el vicegobernador, Osvaldo Jaldo. Se refería a que la Justicia ordenó la prisión preventiva de un joven acusado por el delito de homicidio simple en grado de tentativa contra un repartidor de una sandwichería y ordenó que esa persona permanezca, al menos por 90 días, en el penal de Villa Urquiza. Pero lo más llamativo es que el acusado tiene antecedentes, con una causa elevada a juicio.

Jaldo acotó que no puede ser que individuos que tienen juicios pendientes y antecedentes penales, que vuelven a cometer delitos, sigan transitando tranquilamente por las calles tucumanas. “Como gobernador, soy respetuoso de la división de poderes, pero también debo decir que a la Policía le cuesta mucho capturar a este tipo de delincuentes e incluso hasta sufren heridas en el cumplimiento de su deber como el efectivo que resultó baleado en un enfrentamiento con delincuentes”, argumentó.

Insistió en que no hay mucho que discutir ante estos hechos. “Esta gente tiene que estar de por vida en al cárcel; son reincidentes y atentó contra la vida de un chico que prestaba servicios como delivery, tratándose de ganar la vida, mientras su esposa espera un hijo. La Justicia tiene que ser más dura, porque a nosotros nos cuesta, como Poder Ejecutivo, capturar delincuentes”, remarcó. Jaldo consideró que esa es la única manera de que en Tucumán bajen los índices de inseguridad, con delincuentes juzgados, que no salgan de su celda.

“Necesitamos la ayuda y el acompañamiento de los otros poderes; cárcel de por vida para aquellos que atentan contra la integridad de las personas”, indicó. Según Jaldo, “si esto significa una política de mano dura, vamos con la mano dura, porque los delincuentes deben estar en Villa Urquiza y los ciudadanos deben caminar tranquilos por las calles sin que estén expuestos al delito”.

Comentarios