El tanteo en JXC es por un interbloque en la Legislatura

Los miembros del frente planean reunirse el 4 de febrero en Tafí de Valle para lanzar la mesa provincial y trabajar en un programa de gobierno.

ANTES DE FIN DE AÑO. Los principales referentes tucumanos de Juntos por el Cambio mantuvieron el último plenario el 27 de diciembre. archivo ANTES DE FIN DE AÑO. Los principales referentes tucumanos de Juntos por el Cambio mantuvieron el último plenario el 27 de diciembre. archivo

No sólo enero está languideciendo en el calendario todavía reluciente de 2022. A la vez que termina el mes de las vacaciones para buena parte de los tucumanos, en el sector mayoritario de la oposición provincial también están planeando ponerle fin al receso político estival.

Ya desde el arranque de esta segunda quincena se reanudaron las conversaciones entre los referentes de Juntos por el Cambio.

De esas charlas celebradas en lugares “neutrales”, como bares y hoteles, emergió una primera coincidencia. Concretamente, celebrar un encuentro en el transcurso de las próximas semanas que reúna a las principales figuras de ese espacio.

No es un objetivo menor. En materia de asuntos internos, la Unión Cívica Radical tiene pendiente regularizar la situación institucional del distrito Tucumán, que continúa intervenido. Así que el cónclave será una instancia en la que se verán, cara a cara, quienes eventualmente podrían enfrentarse en una interna por los cargos partidarios si no hay una lista de consenso.

Por caso, ya los “correligionarios” confrontaron en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias de septiembre. El entonces intendente de Concepción, Roberto Sánchez, y su par de Yerba Buena, Mariano Campero, encabezaron la lista “Juntos por Tucumán”; y la ex senadora Silvia Elías de Pérez y el ex diputado José Cano lideraron la nómina “Cambiemos Juntos”.

En materia de asuntos externos, el encuentro supondrá, también, “pasar revista” de quiénes siguen dentro del armado.

Tanto es así que el mitin en cuestión ya ha tenido un cambio de fecha. En principio, había “humo blanco” para celebrar la reunión el próximo viernes. Sin embargo, varias figuras de la coalición no iban a poder ser de la partida porque no están en la provincia. La razón: el receso. Un par de legisladores opositores se justificaron explicando que en los “turnos” de “guardia” que se armaron en la Legislatura, para que en caso de una urgencia hubiera quórum para sesionar, a ellos les “tocó” la segunda quincena de enero para el descanso familiar. La cita, con aspiraciones ya de ser inamovible, pasó entonces para el 4 de febrero.

Eso sí: hubo acuerdo pleno respecto del lugar: Tafí del Valle. Otra vez, territorios neutrales.

La agenda que se debatirá en la ocasión es otro capítulo.

A modo de agenda

Tres son los grandes temas que, a dos semanas de la cumbre opositora en las alturas de los Valles, se presentan definidos. El primero es la conformación de una mesa provincial del frente.

“Juntos por el Cambio tiene una organización a nivel nacional y quiere replicar ese esquema en cada uno de los distritos de la Argentina”, contextualizó Sánchez, consultado por LA GACETA. “Hoy (por ayer) los diputados nacionales de la UCR mantuvimos una reunión por Zoom en la que se subrayó la importancia de impulsar las mesas provinciales de la coalición y se repasó cómo está la situación de Juntos por el Cambio, provincia por provincia -relató-. En rigor, al tratarse de un frente, se terminó el 14 de noviembre a las 18. La intención, precisamente, es reeditarlo”.

Esa mesa provincial de JXC se promete amplia en Tucumán, considerando el ya mencionado hecho de que la UCR local, uno de los socios centrales, se encuentra intervenida. Así que al no estar normalizada ni “unificada” la conducción (por caso, hoy el radicalismo tucumano no tiene un solo normalizador, sino dos: el interventor José “Lucho” Argañaraz y el cointerventor Pablo Macchiarola), habrá que habilitar “sillas” para numerosos referentes del centenario partido.

Respecto del segundo de los temas, resta abrir la ronda de diálogo con quienes serán los involucrados, pero en principio hay acuerdo entre Sánchez y el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, respecto de la conveniencia de que hubiera un interbloque en la Legislatura que reuniera a los parlamentarios del espacio, respetando las diferentes bancadas en que hoy se encuentran organizados. Ese es el modelo que la coalición opositora sigue en el Senado y en la Cámara de Diputados de la Nación.

Ciertamente, desde 2019 hay cinco legisladores distribuidos en tres bancadas: Raúl Albarracín, Walter Berarducci y Raúl Pellegrini integran la del Partido de la Justicia Social; mientras que José María Canelada formó el unibloque UCR y José Ricardo Ascárate inscribió el unibloque Hipólito Yrigoyen. Pero ahora se suman dos parlamentarios más a Juntos por el Cambio: Nadima Pecci y Paulo Ternavasio, quienes abandonaron la bancada de Fuerza Republicana. La idea de un interbloque, que comienzan a tantear Alfaro y Sánchez, es justamente una estructura que podría contener a los siete legisladores, respetando identidades, orígenes e ideologías.

El tercer tema del encuentro es la formulación de propuestas. “En el encuentro sería bueno avanzar en la división de responsabilidades para el armado de un programa de gobierno”, manifestó Alfaro. “Este no es momento de hablar de candidaturas, pero sí de ofrecer proyectos y alternativas. Todos conocemos ya cuál es el diagnóstico de los problemas de nuestra provincia: es tiempo de decirles a los tucumanos qué vamos a hacer para que ellos salgan adelante”, aseveró.


La trastienda

1- El encuentro servirá para mostrar quiénes siguen “dentro” del frente. Para evitar ausencias, movieron la cita una semana.

2- La UCR local sigue intervenida. En la reunión estarán, cada a cara, quienes tal vez deban enfrentarse en una interna este año.

3- El alfarismo propone, además, avanzar en la “división de responsabilidad” para formular proyectos para la provincia.

Comentarios