Pirotecnia: se percibió más empatía, pero el ruido no cesa

El recibimiento de año nuevo nos sigue mostrando que estamos lejos de la eliminar los cohetes, un gran tema pendiente de la sociedad.

MUCHO POR HACER. Todavía no se ha tomado conciencia cabal del daño que hace la pirotecnia ruidosa. MUCHO POR HACER. Todavía no se ha tomado conciencia cabal del daño que hace la pirotecnia ruidosa.
02 Enero 2022

Después de la Navidad, la acción de las distintas organizaciones sociales que trabajan para ayudar a preservar la calidad de vida de las personas con autismo y a desalentar el uso de pirotecnia ruidosa continúa de manera activa. A pesar de los esfuerzos y de las diferentes campañas no se vio una disminución de fuegos artificiales de gran impacto sonoro.

En la provincia ya son cinco los municipios que sancionaron ordenanzas para regular la venta y el uso de la pirotecnia ruidosa. En San Miguel de Tucumán, la pirotecnia no debe superar los 70 decibeles, nivel de ruido que es muy elevado y causa daños a la salud.

La campaña “Más luces y menos ruido”, que hace tiempo viene tomando fuerza en el país, también en la provincia busca fomentar el uso de pirotecnia luminosa y ayudar a las personas que sufren el trastorno del espectro autista (TEA) que es la población más afectada por el impacto de los ruidos fuertes.

Muchas familias tucumanas siguen llamando a la solidaridad y a jugar un papel de mayor responsabilidad como sociedad.

“Vamos a seguir con la campaña de concientización. Sabemos que no en todos lados es igual por ese motivo este año se continuará con el trabajo. A partir de noviembre que comenzamos con las actividades y ahí es donde intensificamos las acciones antes de las fiestas”, explica Fabián Rivas, de la organización Padres TEA Tucumán

Cómo se vivió

Según grupos de padres y miembros de asociaciones que buscan el bienestar de las personas con autismo, no se sintió una disminución en el uso de la pirotecnia. Si se lo compara con Navidad, los comentarios en general refieren que los tucumanos recibieron el nuevo año con más ruido y menos luces. Agregan que algunos niños sufrieron crisis o estuvieron encerrados. En algunos casos, los padres no pudieron participar del brindis porque tenían que contener a sus hijos; otros cuentan que muchas veces los niños se encierran solo en su habitación antes de la medianoche.

Los padres consultados afirmaron que había diferencias según las zonas, pero que el común denominador fue que todavía falta mucho trabajo por hacer con respecto a la difusión.

“Yo vivo a la vuelta de la plaza Independencia y hubo pirotecnia ruidosa como si nada, como siempre. Será muy difícil retirarla del mercado y que la gente no compre más”, puntualiza Rivas.

Añadió que desde 2018 está presente la campaña nacional “Más luces, menos ruido”, pero que aún queda mucho por trabajo por delante”.

Perspectivas

“Para el año vamos a focalizar la campaña en los barrios, seguramente con afiches informativos, queremos llegar a los comercios más pequeños hasta alcanzar a esas personas que por ahí desconocen aún el tema. Hay casos en que se logró concientizar a partir del grupo del botón antipático. En esos barrios se pidió que se respete la necesidad de las personas con TEA que conocen, y la solidaridad que se recibió fue notoria”, contó Rivas.

Ahora la idea es que la lucha contra la pirotecnia ruidosa se extienda más allá de las Fiestas de fin de año. }

El arzobispado, en un comunicado de prensa, exhortó a no utilizar fuegos artificiales ni pirotecnia en ninguna fiesta patronal, eventos religiosos y otras actividades que dependan de la iglesia en la provincia.

Fabián destaca que el foco ahora está puesto en los clubes de fútbol, que a veces cuando se celebra un aniversario o cuando hay algún evento importante también usan mucha pirotecnia. Esa es una acción que tienen pensado en TEA Padres Tucumán para un futuro.

“Hay mucho trabajo por hacer. Bastante. Pero no perdemos el foco que es la salud de nuestros niños” finaliza esperanzador Rivas.

Tamaño texto
Comentarios