Suben las consultas por covid-19 en Tucumán: cuándo ir a una guardia de febriles y cuándo a un nodo de testeo

La diferencia es clave para que el sistema de Salud responda mejor a la compleja situación. Una mala elección puede jugar en contra.

Suben las consultas por covid-19 en Tucumán: cuándo ir a una guardia de febriles y cuándo a un nodo de testeo
30 Diciembre 2021

El secretario Ejecutivo Médico, Miguel Ferre Contreras, explicó que en estas últimas semanas la provincia experimentó un aumento de la demanda, tanto en los consultorios febriles como en los nodos de testeos. Es por esto que el Ministerio de Salud Pública dispuso modificar las estrategias.

En este sentido, Ferre Contreras indicó que para esto es importante que la población conozca cómo van a trabajar los servicios, diferenciándolos en dos sectores:

Guardias de febriles: funcionan 24 horas en los hospitales de referencia y también se está trabajando para habilitar las mismas en las policlínicas. Las guardias tienen como objetivo principal la evaluación del paciente, sobre todo aquel que tiene un cuadro de moderado a grave. Es decir, que la prioridad la tiene la atención clínica, el brindarle oxígeno y hacerle estudios complementarios. Por lo que el testeo e hisopado queda en segundo término, porque lo primero es salvar la vida del paciente.

Nodos de testeos: están habilitados en diferentes sectores de toda la provincia y su objetivo es el de testear a los pacientes, fundamentalmente usando test de antígenos y test rápidos que permiten satisfacer las necesidades de la población en menor tiempo. Estos nodos funcionan de 7 a 19 horas, además están los nodos itinerantes como los que se encuentran en plaza Independencia y Belgrano.

En la oportunidad, el funcionario aclaró que los contactos estrechos que no tienen síntomas deben aislarse 14 días y no deben testearse, no es necesario. De hecho cuando estas personas concurren a las guardias o nodos se están exponiendo innecesariamente. Aquellos pacientes que tengan síntomas leves deben ir a los nodos de testeos donde tendrán una pequeña evaluación, se podrán realizar un test de antígenos y retirarse con un diagnóstico y para aquellos que tengan síntomas más intensos como: quebrantamiento, dolor de cuerpo, temperatura alta que no cede con los antitérmicos y fundamentalmente tos intensa y dificultad respiratoria están las guardias febriles.

“Es sumamente necesario que todos comprendamos que tenemos que hacer un uso racional de todos estos recursos. El incremento de la demanda que está trayendo esta tercera ola hace necesario que trabajemos de esta manera por dos motivos: para que nuestro personal trabaje con mayor tranquilidad y eficiencia y para que aquel paciente que necesite mayor y mejor atención la tenga en el momento oportuno”, finalizó Ferre Contreras.


Comentarios