El Mollar rechaza la basura de Tafí del Valle

La planta de tratamiento realiza separación de residuos y los camiones de Tafí llevan los desperdicios sin diferenciar. Riesgo de acumulación.

EL VALLE EN RIESGO. Tafí del Valle por ahora no tiene dónde depositar sus residuos, que en temporada turística implican 50 toneladas diarias.  EL VALLE EN RIESGO. Tafí del Valle por ahora no tiene dónde depositar sus residuos, que en temporada turística implican 50 toneladas diarias.

La comuna de El Mollar no permite el ingreso de residuos sólidos y húmedos mezclados provenientes de Tafí del Valle a la planta de separación que tiene en esa localidad.

La decisión responde al objetivo de las autoridades locales de contrarrestar la preocupante situación de colapso que acusan las instalaciones y que se profundiza en las temporadas de vacaciones.

Cambio ambiental

Por ello la comuna lanzó un Programa Integral de Separación de Residuos que establece la entrega de los orgánicos los lunes, miércoles, viernes y sábados, mientras que los sólidos se reciben los martes y jueves.

Los primeros son destinados a compostajes y los secos son trasladados a Buenos Aires para ser reciclados. Claudia Sigstad, responsable de la planta, dijo que El Mollar está con el firme afán de transformar a esa comunidad en “un lugar turístico sustentable”. “Tafí del Valle necesariamente deberá ajustarse al nuevo Programa Integral de Separación de Residuos porque de lo contrario no va a poder depositar sus desechos en nuestra planta”, advirtió. De hecho, según dijo, los camiones que llegan con basura sólida y húmeda juntas no están siendo aceptados en la planta. Desconoce el destino que se les da a esas cargas rechazadas.

En la temporada turística Tafí del Valle traslada hasta las instalaciones de El Mollar 50 toneladas diarias de residuos. Representa más del 60% de lo que recolecta la comuna local. De ahí que el comisionado comunal, Jorge Cruz, considera vital el compromiso del municipio vecino para el éxito del programa de saneamiento que puso en marcha.

Convenio inminente

En estos días el funcionario tiene que suscribir con el intendente Francisco Caliva un nuevo contrato que establece las condiciones de recepción de los residuos que llegan desde Tafí del Valle. “En este vamos a dejar claro la obligación de que esa municipalidad se adecue al programa tendiente a descomprimir nuestra planta y hacer de El Mollar una comunidad más saludable” adelantó Cruz.

Notorio desborde

Sigstad advirtió que los camiones que llegan con basuras secas y húmedas mezcladas complican el funcionamiento de la planta y no se pueden realizar compostajes. “Nosotros estamos emprendiendo en este verano una campaña agresiva a fin de que todos cumplan con el programa de separación en origen de los desechos. Es la clave para evitar que se profundice el desborde que acusan las instalaciones”, observó.

Planta sin funcionar

Así las cosas, Tafí del Valle exhibe un complicado cuadro situación en torno al destino de los desechos de la población. Aunque dispone de una moderna planta de separación de residuos, esta va a tener que seguir sin funcionar por orden judicial. Sucede que la Cámara en lo Civil y Comercial Común Sala I de los tribunales de la capital desestimó una apelación que formalizó la Municipalidad contra una resolución de la jueza Mirta Casales, del Juzgado en lo Civil y Comercial VII de los tribunales de la capital. La magistrada, a mediados de año, hizo lugar a una medida cautelar de no innovar planteada por Galindo Chenaut, titular del inmueble expropiado y en el que se levantó la obra. Ahora la cautelar permanecerá vigente hasta que la jueza se expida sobre el fondo de la cuestión. Esta dispone que la Municipalidad “se abstenga de llevar a cabo, por esta o por terceros, toda obra vinculada a la construcción y o instalación de la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos y Efluentes Cloacales sobre la fracción expropiada” en el 2013 en el inmueble ubicado en la zona conocida como Pie del Cerro La Banda.

La cautelar de los demandantes fue acompañada con un pedido de que se declare inconstitucional la expropiación con la consecuente retrocesión del terreno. “Esta demanda tiene el objeto de salvar a los Valles de un monumental daño ambiental. Y esto está acreditado en un estudio pormenorizado que realizaron profesionales en la zona. Sus conclusiones fueron lapidarias contra la instalación de la planta”, aseguró Leandro Quintans, abogado de Chenaut. “La obra se ejecutó con claras violaciones a los derechos y garantías ambientales protegidos por leyes vigentes” expuso el letrado. También se invocó derechos de propiedad que fueron vulnerados a través de la pretensión de un pago de indemnización considerado de un monto “vil y absurdo”. “La planta se levantó sin estudio de impacto ambiental ni habilitación de los organismos de control del Estado” advirtió Quintans.

Por su parte, Luis Enrique Rodríguez, abogado del municipio de Tafí del Valle, dijo en primer lugar que la medida cautelar a favor de Chenaut “ fue resuelta por un juzgado civil no competente”. Apuntó además que la planta cuenta con las habilitaciones “de los organismos de autoridad de aplicación del tema ambiental y los conexos”. Si bien admitió que en un principio no las tenía, “las vamos logrando mediante la adecuación de las instalaciones a los requerimientos de las normas ambientales”. “Aquí hay un afán ajeno al colectivo. Pues no se puede invocar el interés colectivo cuando la basura nos está tapando y tenemos una planta que no la podemos hacer funcionar”, expresó Rodríguez. “Hay planteos incongruentes. Ellos pretenden una indemnización de $220 millones cuando el tribunal de tasación fijó el precio del inmueble expropiado en $ 120 millones y nosotros le garantizábamos $80 millones” remató Rodríguez.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios