"Pigu" Romero: "sé que voy a volver al mejor nivel"

El golfista despide el año con el deseo de recuperar su mejor versión y volver a disputar el circuito del PGA Tour, el más importante del mundo.

26 Diciembre 2021

Andrés Romero no se olvida de sus orígenes. Entró al mundo del golf desde muy chico, a la vez que disfrutaba de su otra pasión: el fútbol. Por aquel tiempo vivía junto a su familia en el pasaje Jujuy al 100, a pocos metros del Club House de Alpa Sumaj, una de las canchas del Jockey Club. “Pigu” se debatía entre destinar sus horas libres a practicar con un palo de golf o a patear una pelota. Al final, su gran interés por la pelotita de golf y la oportunidad de asistir a dos amigos (que hasta el día de hoy conserva) lo motivaron a ser caddie. Con el tiempo, empezó a jugar con elementos prestados y fue perfeccionando su talento hasta que, con 17 años, inició su carrera profesional. Un camino de decisiones que lo llevaron a ser uno de los grandes referentes golfísticos y deportivos que ha dado la provincia. La llegada del Año Nuevo ofrece la oportunidad de mirar en retrospectiva y analizar qué se logró y qué quedó por hacer, a la vez que invita a mirar hacia adelante con expectativas. Dicho de otra manera, es un corte que “Pigu” se propone superar, como cada vez que sale a los fairways. Aprovechando la ocasión, hizo un repaso de su carrera en una charla con LG Deportiva.

- ¿Creés que le diste la importancia necesaria al deporte en tus inicios?

- Cuando comencé era un sube y baja, por la edad que tenía. Tal vez no le daba toda la atención que necesitaba. Igual, no sé si decir que estoy arrepentido, porque también tenía una vida. Lo bueno que tenía en ese momento, aparte de que le pegaba bien, era la cabeza. La mente era muy fuerte cuando me hice profesional. Cuando me iba a jugar afuera, siempre pensaba que iba a ganar o al menos a jugar bien. Siempre les decía a mis compañeros: “voy a ganar”. Esa mentalidad positiva me permitió lograr muchas cosas.

- ¿Pensás que perdiste muchos momentos con la familia al pasar tanto tiempo compitiendo fuera del país?

-Mi hija Sofía vive en el barrio de mis padres y cada vez que me puede acompañar, lo hace. Al torneo que sea, en Argentina o en Estados Unidos. Igual se hace muy difícil, porque uno se pierde cada paso que dan los hijos. No la veo con tanta frecuencia, pero tengo la suerte de llevarla algunas veces a ella y a mi mujer María Laura.

Además, se debe extrañar mucho el hogar...

- Sí, se extraña mucho. Cada vez que vengo, juego todos los días al golf y veo a mis amigos en el club. Particularmente, lo tengo que hacer porque es mi trabajo y a la misma vez, porque disfruto el doble. Trabajo y comparto con mis amigos.

- Fuiste el primer tucumano en disputar el PGA Tour ¿Está en tus planes volver a ese plano?

- Sé que voy a volver. Es un sueño, y si bien ya lo he cumplido y hoy me toca estar afuera después de tantos años, sé que tengo las condiciones, el juego y la cabeza para estar nuevamente ahí. Le digo a mi psicólogo: cada vez que juego estos partidos los quiero ganar, pero la ansiedad me mata.

- En un momento de tu carrera se notó una caída significativa en tu nivel de juego. ¿En algún momento se te cruzó por la cabeza abandonar el golf?

- Bajé mucho el nivel, allá por el año 2011. Empecé a pensar muchísimo en el swing, si estaba agarrando bien el palo, si en el momento del impacto el cuerpo y las manos estaban en la posición correcta. Ese año la pasé muy mal dentro de un campo de golf. En ese momento dije más de una vez que quería dejar de jugar porque ya no estaba disfrutando. Pero, con el tiempo, volví a buscar esas sensaciones que tenía de chico, cuando lo único que me importaba era pararme y pegarle.

- En 2015, disputando el Barracuda Open, te quebraste la mano por golpear un cartel ¿Qué te había pasado por la cabeza en ese momento?

- Venía de un año muy bueno y me pasó eso. Me quebré la mano y quedé fuera del PGA Tour. No puedo decir que me arrepienta, porque lo hice de manera inconsciente. Nunca se me pasó por la cabeza que podía quebrarme la mano. Reaccioné muy mal, no lo pensé ni un segundo. De haberlo pensado un instante siquiera, no lo hubiera hecho, obviamente. No hubo tiempo para más, era ver qué es lo que tenía y tratar de operarme lo más rápido posible.

- Jorge Fernández Valdés se coronó campeón del Abierto de Argentina, donde de estar segundo perdiste varios puestos.

- Jugué con Jorgito los últimos días y es muy bueno. Ganó varios torneos de Latinoamérica. Entre los jugadores que yo sabía que podía pelear el torneo, él era uno de la lista. Sabía que tenía que hacer lo que venía haciendo, pero ese domingo arranqué a pegarle muy mal a la salida. Le erré todos los tiros a la derecha, cambié de palo y tiré dos pelotas afuera. En ese momento, sabía que las chances de ganar se habían ido.

¿Por qué creés que perdiste la oportunidad de coronarte por primera vez en el Abierto de Argentina?

- Por errores míos. Me ganó la ansiedad de coronarme por primera vez. Cuando terminé de jugar, me daba tanta bronca y dije: bueno, ya está, no me haré mala sangre. El año que viene tendré otra oportunidad.

- Tuviste la oportunidad de jugar contra Tiger Woods y conocer a muchas celebridades del ámbito deportivo: Carlos Tevez, Adolfo Cambiasso, entre otros...

- Por lo general, los deportistas no pensamos que algún día llegaremos a ser lo que terminamos siendo ni a conocer las personas con las que nos terminamos cruzando. El golf me llevó a compartir con mucha gente y tener amistad con deportistas como Cambiasso, (David) Nalbandian, Carlitos y Gabriel Batistuta, entre muchos otros.

- ¿Qué torneos se te vienen en 2022?

- Lo más seguro es que juegue en Puerto Rico durante las primeras semanas de marzo. Dos semanas antes hay un torneo de Latinoamérica Tour y lo más seguro es que lo vaya a jugar. En el medio de esos dos torneos, trataré de practicar lo más que pueda en Miami. Tengo un calendario malo, pero creo que a los torneos más chicos del PGA Tour sí los podré jugar”

- ¿Qué deseos tenés para el año entrante, a nivel deportivo?

- Lo que más deseo es recuperar ese nivel mental que tenía en su momento. No espero que sea igual, pero al menos parecido, porque estoy jugando muy bien, pero está fallando un poco la parte mental. Hace poco, en el Abierto de la República, estuve puntero en los últimos 9 hoyos, pero cometí muchos errores. Eso me hace ver que mentalmente necesito estar mejor. Si logro controlar eso, en cualquier momento me van a empezar a pasar cosas muy buenas con el golf.

- ¿Y a nivel personal?

- Después de la pandemia, creo que todos cambiamos mucho el pensamiento. Deseo salud para todo el mundo, que todos estén muy tranquilos. Que no haya problemas, que este virus, así como llegó, se vaya. Y también mucho cariño y fuerzas a esas personas que perdieron a un ser querido. A todos nos golpeó y es muy triste. Antes de pedir un año para mí, lleno de eventos, prefiero más esto como un proyecto a futuro. (Producción de Gonzalo Cabrera Terrazas)

Tamaño texto
Comentarios